Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Feliz día del maestro.

Por si por eso de cambiar las fiestas para que evitar puentes, alguien lo ha olvidado, hoy, 27 de noviembre, se celebra tradicionalmente el día del Maestro en España. Ya no se hace fiesta en los colegios, ni se felicita a los docentes, ni se dicen palabras amables a los docentes. La fiesta pasa a otro día que es menos problemático laboralmente. O sea, es un problema de días de trabajo efectivos, y no de festejar uno de los oficios más dignos que la humanidad ha podido inventar, aunque a veces no parece que nos lo creamos mucho, o no hacemos honor a tal condición, o hay quién se empeña en convertirnos (me permito incluirme, con todo el pudor del mundo) en meros mecánicos de la enseñanza; poco más que operarios del currículum. En la mayor parte de los casos, son intentos vanos: la vida diaria en el aula con los veintitantos niños y niñas demandando nuestra atención y nuestro aprecio, nos hace dar lo mejor de nosotros mismos.

Mi homenaje en este día viene de la mano de Ana, una profesora de secundaria, de la que me ha llegado el escrito que a continuación acompaño, en un mensaje de correo electrónico. No la conozco, pero sin duda, para el momento que vivimos, supone un festejo de la profesión que tiene en sus manos el futuro de las nuevas generaciones. Feliz día del maestro.

Ana, profesora de instituto.

Según el Diccionario de uso del español de María Moliner, Privilegio
es la  excepción de una obligación, o posibilidad de hacer o tener
algo que a los demás les está prohibido o vedado, que tiene una
persona por una  circunstancia propia o por concesión de un superior.
Por el contrario Derecho es la circunstancia de poder exigir una cosa
porque es justa.
Soy funcionaria, me dedico a la docencia y trabajo en un instituto de
educación secundaria, en este país. Y no, yo no tengo privilegios El
sueldo que cobro es un derecho que me gano honradamente con mi
trabajo. Está regulado por un convenio en el que participan y firman
todas las partes interesadas. Es transparente, cualquier ciudadano
puede saber lo que cobro.
Hacienda conoce perfectamente mis ingresos, en mi declaración no cabe
el  fraude ni la picaresca. Mis ahorros, pocos, están en entidades
bancarias completamente controladas por el estado, y no en paraísos
fiscales. Me levanto todas las mañanas a las seis y media para ir a
trabajar. Cuando regreso estoy cansada, porque, aunque no lo parezca,
este oficio es agotador. Diariamente doy cuenta de mi trabajo
primero a mis alumnos y por supuesto a sus padres, luego a mi director
y si es preciso al inspector de mi zona, porque yo sí tengo jefes.
Obtuve mi puesto de trabajo aprobando una oposición, que por si
alguien no lo sabe, es una prueba muy dura, y no hubo “enchufismos” de
ninguna clase.
Si tengo que ir a trabajar en coche, el vehículo es propio y pago la
gasolina, yo no tengo coche oficial ni chófer. Si he de quedarme a
comer, me pago la comida, yo no cobro dietas. El café y el almuerzo
corren por mi cuenta, y hasta los bolígrafos rojos que gasto para
corregir los ejercicios de mis alumnos, los compro con mi dinero. Los
libros de texto y de lectura que necesito para trabajar, de momento,
nos los ceden, gratuitamente las editoriales, tampoco les cuestan un
euro a la Administración.
No, yo no tengo privilegios. Alguien podría pensar que disfruto de un
mes de vacaciones más que el resto de mortales, porque los alumnos
están de vacaciones. Pero mi trabajo no sólo se desarrolla en las
horas que imparto mi materia, cada hora de clase hay que prepararla
para el grupo en cuestión, sobre unas programaciones que elaboramos
previamente, y nada de eso se hace en el aula; después queda la
revisión y el análisis y la tarea de corregir el trabajo de cada
alumno; durante el curso escolar trabajo prácticamente
todos los domingos, y cuando no trabajo en domingo es porque lo he
hecho en sábado. Si cuentan todos estos días, verán que suman más de
31, que son los que tiene el mes de julio, en que, por cierto, los más
de nosotros los dedicamos a formación y preparación de materiales para
el nuevo curso.
Cuando llevo a mis alumnos de excursión o de viaje, les dedico las 24
horas, dejando a mis hijos y a mi familia. No, yo no tengo
privilegios. Y sin embargo me siento privilegiada. Sí, me siento
privilegiada porque considero que mi trabajo es muy importante y
valioso y realizo un servicio social. Me siento privilegiada cuando
veo crecer y madurar a mis alumnos, los veo superar sus dificultades y
aprender, y yo estoy ahí ayudándoles, aunque solo sea un poquito. Me
siento privilegiada cuando mis alumnos me saludan por la calle, casi
siempre con una sonrisa y cuando hablo con sus padres con la
cordialidad propia de quienes comparten objetivos. Me siento
privilegiada cuando encuentro a antiguos alumnos y me hablan de sus
vidas, de sus éxitos y sus proyectos. Y sobre todo me siento
privilegiada porque trabajo rodeada de extraordinarios profesionales
que se dejan la piel día a día para llevar a buen puerto esta nave que
la Administración se empeña en hacer zozobrar.
Sí, estos son mis privilegios, pero puedo asegurarles que no le
cuestan ni un euro al contribuyente.
Con todo, no crean que quiero ponerme medallas, nada más lejos. En el
fondo me siento como el siervo inútil del Evangelio, al fin y al cabo
solo cumplo con mis obligaciones. Pero es importante no confundir
derechos con privilegios.
Los recortes en Sanidad y Educación, son recortes en derechos y no en
privilegios. Que no os confundan. No veáis enemigos donde hay amigos,
ni verdugos donde hay víctimas como vosotros.
Confundir es un arma del poder para camuflar al verdadero culpable.
Con todo lo que está cayendo sobre los docentes, lo que más me duele
no es la pérdida de poder adquisitivo, sino el menoscabo moral al que
se nos está sometiendo. Solo pido a la sociedad, respeto.
A los políticos, honestidad, porque muchos han olvidado el significado
de esa palabra, si es que lo conocieron alguna vez. También les pido
valentía, porque pisotear al débil es de cobardes. Los culpables de
esta crisis son mucho más poderosos que nosotros y sí tienen
privilegios, que lo paguen ellos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Feliz día del maestro.

  1. Cada vez que se suprime o se modifica una práctica arraigada también se está eliminando un referente, algo que permite entender de manera simple cómo funciona lo que nos rodea. Y la pérdida de referentes genera inseguridad, incertidumbre ante lo desconocido. No es de extrañar que cualquier intento de cambio de lo establecido encuentre una resistencia. Aunque esta resistencia no solo la produce el miedo sino también la pereza; porque uno y otra son dos caras de la misma moneda y tienen el mismo efecto: impedir la aventura.

    Esto explica en parte, pero no justifica, que todavía se mantengan prácticas tan discutibles y cuestionadas como los currículos cerrados, los horarios rígidos y la separación por edades; por no hablar de otras más fáciles de evitar o modificar, como son los deberes, los exámenes, las notas y las clases magistrales. Y es habitual que, aunque uno no las comparta, tenga que ejecutarlas. Al fin y al cabo, es su medio de vida; en la mayoría de los casos, de hacer lo que se espera que haga es lo que depende su salario.

    Sin embargo, por muy adversas que sean las circunstancias, por muy solo que uno se encuentre en su tarea, siempre es posible hacer algo, siempre se puede contribuir a que las cosas cambien; nuestra pasividad es, en gran parte, decisión propia y no puede excusarse con las limitaciones externas.

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/el-dia-a-dia

    Me gusta

    • Coincido contigo. Siempre es posible hacer algo, aunque los tiempos no favorecen ni mucho menos. Pero estoy convencido que somos muchos los que estamos en la tarea. Solo que no hacemos suficientemente visibles estos cambios para que se vea que es posible. Desde ya pongo este blog a disposición para ello.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: