Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

El paso del cangrejo en el baile de las reformas: “Lomceando” la educación pública

Ayer se presentó en Málaga el número 17 de la Revista del Ateneo, “el ateneo del nuevo siglo“, dedicado enteramente a la educación. En el enlace se puede ver el número completo. Coordinado por Angel Pérez y Encarnación Soto, y con aportaciones de un nutrido grupo de educadores y expertos en educación encabezados por Federico Mayor Zaragoza. Gimeno, Carbonell, Tedesco, Sola y Kiko, Blanco, … y yo mismo. Así como 3 colectivos de maestros y maestras referentes en la renovación pedagógica de la provincia de Málaga.

Sin duda este monográfico supone un posicionamiento crítico contra la LOMCE. Pero más allá de una ley perversa y segregadora, lo que se pone de manifiesto es la crítica a un modelo educativo, que se está desarrollando a nivel internacional, que traduce en términos de institución escolar lo que denomino “la moral neoliberal”, convirtiendo la educación en un problema de coste – beneficio, donde los derechos humanos, como bien nos explicaba Mayor Zaragoza, quedan fuera de campo. Educación es libertad, nos decía el exdirector general de la UNESCO. Sólo se puede entender la educación desde la libertad y la dignidad de todas las personas. Recupero el preámbulo de la declaración universal de los derechos humanos, con la que Mayor Zaragoza nos iluminaba ayer, como marco necesario para un nuevo planteamiento de la política educativa:

“… la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”

No hay mejor preámbulo para un nuevo sistema educativo

Comparto a continuación mi contribución a este monográfico, del que me siento muy honrado de haber formado parte.

El paso del cangrejo en el baile de las reformas: “Lomceando” la educación pública

 

ANS 

LODE, LOGSE, LOPEGCE, LOCE, LOE,… y ahora la LOMCE. Desde 1985 hasta la actualidad hemos tenido 5 leyes Orgánicas en educación; 6, si contamos la LOMCE, actualmente en debate parlamentario. No resulta fácil comprender como el sistema educativo español aún se sostiene en pie. Especialmente si tenemos en cuenta que desde los procesos de reforma vividos a mediados de los 80, producto del intento de hacer un proceso horizontal de cambio, las sucesivas leyes han supuesto sucesivos recortes en el derecho a la educación, entendido este como la posibilidad de que todos los niños y niñas puedan ser educados en un sistema equitativo, libre y democrático. Lo cual es lo mismo que hablar de una educación pública. Valga esta presentación para defender que no se pueda hablar de sistema educativo fuera del ámbito de los derechos y de la justicia.

Los recortes a los que me refiero justamente han ido en el sentido contrario; esto es, paulatinamente han ido hablando más de mercado, de sistema productivo y de mercado de trabajo, que de acceso a la cultura, igualdad de derechos o inclusión. La LOMCE significa la ratificación definitiva de este proceso, con la práctica eliminación de la perspectiva social y ciudadana y la entrega sin tapujos, a un modelo productivo, mercantilizado y selectivo.

De acuerdo a esta perspectiva entiendo la educación pública como una construcción histórica de las clases menos favorecidas en su lucha por la equidad. La iniciativa estatal de la modernidad por consolidar el nuevo modelo social es asumida por los colectivos populares en lo que tiene de promesa de emancipación, por lo que históricamente ha formado parte de sus luchas. Podemos hablar, por tanto, de una conquista social que realiza el Derecho a la Educación, en un sentido universal. Las amenazas neoliberales actuales ponen en riesgo este derecho incidiendo en lo que tiene la educación escolar de proceso selectivo.

A esta situación se llega a través de la ruptura del pacto de la modernidad, en términos educativos. Así, la lógica cultural, basada en el racionalismo, se opone a la lógica neoliberal actual, que pone todo en manos de un supuesto mercado como regulador de la dinámica social; no sólo la económica. Economía y razón rompen los lazos, a favor de la hegemonía de la primera. Esta situación pone en cuestión el conocimiento escolar tanto como los procesos curriculares en los que se sustenta. Por otro lado, la búsqueda de la consolidación de la nueva moral ciudadana, capaz de extender la “civilización occidental” como un “universal” globalizado, es sustituido por la “moral” financiera, que convierte toda realidad en un “relativo”, objeto de especulación. La educación ciudadana se reconvierte en formación para el emprendurismo, introducción a la economía financiera, etc.

Sin duda, no estamos ante un problema exclusivamente educativo, sino más bien se trata de un cambio social, cultural y político que se viene dando desde principios de los 70. El sistema educativo no es sino de sus consecuencias más destacadas. Podemos hablar de una serie de tendencias que caracterizan este cambio:

  • La cultura evaluadora implantada en la sociedad, entendida como medición y rendición de cuentas, y no como un proceso de comprensión y cambio de la realidad.
  • Estandarización del modelo hegemónico, como propuesta única, legitimada desde supuestos procesos democráticos.
  • Búsqueda de la homogeneización a partir de propuestas supuestamente “técnicas”, por tanto consideradas objetivas, que legitiman los procesos de segregación.
  • Prevalencia de una cultura empaquetada, para uso del consumidor según el modelo “prêt à porter” que elimina la diferencia y la diversidad.
  • Modelo de gestión de la sociedad y las instituciones basado en el gerencialismo; esto es, en la búsqueda de la eficacia frente a la toma de decisiones compartida; tecnocracia instalada en las instancias de decisión; alejamiento de la ciudadanía de los profesionales, de los gerentes y de los expertos; …

Seguramente podemos añadir algunas características más a la lista, si bien estas nos afectan directamente como educadores y marcan las políticas educativas. El efecto de estas tendencias se puede traducir en múltiples aspectos de las prácticas cotidianas, si bien hay una que actúa de detonante de una forma clara y determinante: el lenguaje de las reformas educativas es el lenguaje “neocon”. Desde hace tiempo el debate educativo se hace en términos de la ideología conservadora frente a las propuestas progresistas y críticas. Así, la eficiencia, el emprendurismo, la calidad, el control, el esfuerzo, la objetividad, la competencia (y las competencias), el talento, los rankings, etc. han sustituido a la equidad, la autonomía, la cooperación, la colegialidad, la reflexividad, la justicia, la colaboración, la creatividad o la responsabilidad.

baile_originalEntiendo que una buena parte del conflicto educativo y social se juega en la arena de los discursos y el lenguaje. Actualmente creo no equivocarme mucho al afirmar que en términos de la población en general la batalla la ha ganado, hasta el momento, el discurso conservador. Las familias, los medios de comunicación, incluso el profesorado y alumnado, en buena parte, asume cuestiones como la examen, el libro de texto, el control, la disciplina, la autoridad, el esfuerzo, etc. como apropiadas para recuperar el valor de lo educativo en los escenarios escolares. La izquierda, desde hace un tiempo (incluso en la propia LOGSE) ha dado un paso atrás y ha hecho dejación de su responsabilidad en la tarea de proponer modelos alternativos capaces de transformar la realidad. Podemos entender que no ha habido suficiente convicción de lo que representa un modelo educativo progresista ni hubo valor, en su momento, para generar un pacto educativo sostenible a partir de una dialogo social y político de acuerdo a un discurso real de cambio. Se introdujeron teorías criticas, en el plano de la legitimación ideológica de la reforma, que no tuvieron resonancia alguna en las políticas educativas y, sobre todo, en su gestión. Por lo que se quedó en un discurso vacío que, lógicamente, fue rechazado por inoperante.

Los indudables logros de las primeras reformas en términos de equidad, democratización e integración, no han tenido eco en el discurso social, al ser ocultados y tergiversados en el discurso oficial, tanto de un sector como de otro. En este escenario la propuesta de Wert significa la culminación de este proceso, en su versión más radical y, por qué no, histriónica, si atendemos a su puesta en escena. La aparición de la LOMCE, desde esta perspectiva, es una cuestión lógica y casi inevitable desde estos procesos sociales, culturales y discursivos. Algunas políticas educativas internacionales han transitado ya este camino. No olvidemos las reformas neoliberales de Thatcher, en su momento, o la más reciente de Busch, “No child left behind Act”, fuertemente contestada por los sindicatos de profesorado norteamericanos. No me olvido de Chile, Argentina en su momento, países del sureste asiático y algunos países europeos.

En el caso español podemos hablar de algunas acciones que han creado el caldo de cultivo propicio para el éxito de las políticas neoliberales. En primer lugar podemos hablar de excesos curriculares que han tenido lugar desde hace más de 15 años. Con esto hago referencia al modo como se ha ido avanzando en un modelo curricular en exceso prescriptivo; focalizado en el libro de texto; con fuerte énfasis en los procesos evaluativos de corte cuantitativo, con el incremento de pruebas de diversa índole; fuertes orientaciones curriculares, que han avanzado desde diseños curriculares “constructivistas”, a los actuales diseños “por competencias”, pasando por una variedad de “modas” educativas; etc.

Por otro lado, no podemos dejar al margen la deriva autoritaria y liberal que está viviendo la sociedad española en los últimos años (confiemos en que se esté dando vuelta en algunos sectores de la sociedad). Después de los impulsos reformadores democráticos de finales de los 70 y los 80, los siguientes años han visto el surgimiento de prácticas y actitudes de corte autoritario, implantadas en la cotidianidad de la sociedad. Las escuelas no han estado al margen de esta deriva, en parte debido a las malas prácticas de gestión y dirección de las escuelas, producto de una escasa comprensión de las dinámicas institucionales instituidas, si se me permite la redundancia. Estas son consecuencia, a su vez, de erráticas políticas educativas en el ámbito de la gestión escolar.

Otro elemento importante que ha jugado en contra de la consolidación de un modelo progresista en educación pasa por la propia Formación del Profesorado. Parte de la responsabilidad de este paso atrás en educación pasa también por los modelos netamente reproductivos y conservadores que han caracterizado la formación del profesorado, entendido como modelo general estandarizado. Más allá de prácticas particulares de docentes comprometidos (que no han sido pocos), el modelo de formación ha mantenido una estructura que no ha modificado el modelo educativo hegemónico. Así, mientras en las aulas universitarias se enseñaba (y se enseña) el constructivismo, la cooperación, la flexibilidad de agrupamientos, la diversidad curricular, etc., los modos de enseñanza seguían (siguen) estancados en la fragmentación curricular, la enseñanza teórica, el modelo de cartón de huevos, el examen como modo de evaluación, etc. Con estos mimbres es difícil generar estrategias de cambio en nuestro alumnado.

Por último, a partir de la retirada de las propuestas realmente progresistas de las reformas educativas, por la preeminencia de las propuestas de corte técnico, que tiene lugar desde finales de los 80, el modelo preexistente basado en la Ley General de Educación de 1970 prorrogó su existencia hasta nuestros días (con algunos lavados de cara). En algunos sentidos se puede hablar, por tanto, de la pervivencia de resabios franquistas fuertemente implantados en las prácticas educativas, ocultas bajo el paraguas de los discursos neoliberales mencionados.

En síntesis, hemos hecho el paso del cangrejo, caminando hacia atrás para volver al punto de partida. O al menos, a un pretérito imperfecto que no hemos sido capaces de superar ni como colectivo educativo ni como sociedad.

El cambio solo puede venir con un cambio radical de los procesos socio-políticos implicados en las prácticas escolares y de formación del profesorado. Esto supone, por un lado, recuperar (o quizás establecer por vez primera) el sentido de comunidad desde una perspectiva amplia y compleja. Hablar de escuela pública, que no necesariamente es hablar de escuela estatal, es hablar de un escenario colectivo, con fuerte implicación de todos los sectores sociales y culturales del entorno, en un proceso de toma de decisiones pública y compartida.

Por otro lado, se hace necesario construir un discurso educativo de corte social, que construya sus bases en el equidad y la solidaridad. La implicación de los movimientos sociales, de las propuestas alternativas de mejora de la sociedad, de prácticas democráticas radicales, etc., se hacen imprescindibles en un proceso de cambio del sistema educativo.

UnknownPor último es necesario cambiar el sentido de la práctica educativa desplazando el eje desde el currículum al alumnado. Es importante fijar que la importancia de la escuela radica en la posibilidad de construir sentido crítico en los estudiantes; posibilitarles la comprensión del mundo social y natural en el que viven; darles capacidad de expresarse y de compartir sus emociones, sentimientos y creencias; permitir que sean felices, poniendo en su mano las herramientas para hacerse dueños de sus vidas en un proceso de emancipación y de apropiamiento de las dinámicas públicas.

Se hace necesario cambiar el paso en el baile. Posiblemente empezando por cambiar el baile mismo (¿el rondó por ejemplo?); desde las reformas, como procesos de afiliación política, a la autonomía y a la construcción compartida de sentido, en el ámbito educativo, social, cultural, político y, por supuesto, económico.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “El paso del cangrejo en el baile de las reformas: “Lomceando” la educación pública

  1. Los tres componentes de la Revolución Francesa, Libertad, Igualdad y Fraternidad, no pueden concebirse por separado. Cuando uno se busca en extremo y se descuidan los otros dos, el modelo resultante acaba víctima de sus excesos. Ya hemos agotado los dos primeros, nos queda por explorar la Fraternidad, en otras palabras, la Solidaridad humana, la preocupación por el bienestar de los demás. En ella debería basarse la nueva escuela y el modelo de sociedad que la acompaña.

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo. Esto representa un compromiso bien diferente a lo que estamos viviendo en la escuela actual. Hay un cambio de mirada y de mentalidad necesario, empezando por los docentes, pero también de los que nos dedicamos a su formación y de la comunidad educativa en general.

      Me gusta

  2. Comparto tanto el pensamiento de Enrique Sánchez, como el de Nacho Rivas, ¿por qué? Brevemente diré: 1º sobre “los que nos dedicamos a su formación”, cierto, “nos formáis a los docentes, pero “¿quiénes os forman a vosotros?” (doy mucha importancia a esta “situación”) y 2º no podemos tocar “partes” (los pilares de la revolución, basada en los derechos fundamentales del hombre), los “parches” desequilibran, no armonizan… ejemplo, la LOMCE, una verdadera chapuza de “recorta y pega” para contentar a sus “aliados”.

    Me gusta

    • la formación de los formadores sin duda es un tema esencial y una de las cuerdas flojas por las que transita la educación. Enseñamos sin poner en práctica aquello que enseñamos. Reproducimos modelos que decimos que no sirven. mantenemos estructuras académicas que declaramos baldías. La reforma de los formadares y las instituciones es absolutamente imprescindible.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: