Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “ciudadanía”

El aburrimiento domestica…

Comparto una entrevista que me hicieron en el marco de mi participación en el I Congreso Andaluz Escuelas transformadoras, organizado por la red de Educadores y educadoras por una ciudadanía global, de Oxfam-Intermón. Mi ponencia justamente versó sobre Escuelas traformadoras, y la entrevista trata alguno de los tópicos que en ella se trataron. Una iniciativa intersante, con profesorado comprometido, donde estuve encantado de participar y comprobar que otra escuela realmente es posible.

http://www.ciudadaniaglobal.org/content/el-aburrimiento-es-un-elemento-que-domestica-entrevista-ignacio-rivas-flores#.VLVL8HFxLgQ.twitter

Anuncios

“Hay que escoger: o descansar o ser libre”

Comparto un texto de Castoriadis que hace pensar sobre lo que estamos viviendo y las actitudes que desarrollamos ante lo que vivimos. Qué significa la democracia, qué significa la libertad, qué significa ser ciudadano,… en una sociedad en crisis donde el mercado y el capital están colonizando todas las parcelas de la vida social y también de la privada. La respuesta está en cada uno y en cada una.

 

Contra el conformismo generalizado | biblioteca nomadant.

La hipocresía del premio nobel de la paz y el declive de los políticos. Salvando el culo a la UE

Sin el más mínimo atisbo de sonrojo ni vergüenza política ni personal, le dan el premio nobel de la paz a la UE, en el momento de más debilidad política y económica y con más frentes abiertos en todos los sectores; especialmente en el social y el de los derechos humanos. ¿Los motivos? “Garante de la paz en el continente” y su contribución al “establecimiento de la democracia y los derechos humanos” (Vía El País). La paradoja según yo lo entiendo, es relevante y me confirma de nuevo que la clase política vive para sí misma y de acuerdo a sus intereses partidistas y coyunturales, pero absolutamente alejados de las realidades particulares de los ciudadanos a los que dicen representar y de sus intereses y necesidades.
En un día como hoy, 12 de octubre, supuesto día de la hispanidad, este premio tiene más significado, ya que la paradoja que tiene lugar en este premio es la misma que rodea todo lo que tiene que ver con la celebración de un acto de barbarie, camuflado bajo el paraguas de la así llamada civilización. Si la misión española en América hubiera sido la de civilizar no estaría habitada ahora mayoritariamente por los descendientes de aquellos “civilizadores / conquistadores” y la población indígena no sería una minoría. Alguien, incluidos los “actuales americanos”, debería explicar esta realidad en algún momento. Personalmente, me avergüenza bastante ver que los discursos que se están haciendo todo el día, no difieren mucho de los que yo mismo tuve que escuchar en mi infancia y adolescencia.


Empiezo comentando la oportunidad del premio. Me resulta bastante evidente que hay mucho de intento de salvar el culo (si se me permite el vulgarismo) de una UE en estado de crisis social, política y económica. O más que salvar a la UE se trata de salvar a los políticos que “malgobiernan” esta UE, con un premio que supongo que interpretan como una legitimidad para sus políticas y sus prácticas, aunque estén acogotando a la ciudadanía y hundiendo a los pueblos que la habitan. Pocas veces queda tan claro el declive de una colectivo (la clase política europea) como en este caso, sacándose de la manga, cual hábil mago de circo, un conejo salvador. En este caso competían con instituciones tan relevantes y con méritos mucho más evidentes, como las abuelas de la plaza de mayo en Argentina (reiteradamente rechazadas en el logro de este mérito) o la fundación Ferrer, con la que no comparto ideología religiosa, pero sí su compromiso social y humanitario.
No es la primera vez que este premio se somete a los avatares políticos. Recordemos el premio de 2009 a un Obama recién elegido, sólo por el mérito de representar “una esperanza de un mundo mejor”. O el de 2007, premiando a un Al Gore reconvertido en ecologista, con una dudosa reputación mercenaria. Hoy día ya casi olvidado, por otro lado. Por no citar a J. Carter en 2002, o el más sangrante de todos, el de 1973 a H. Kissinger, artífice en la sombra de algunas de las dictaduras más sangrientas que se han conocido en Latinoamérica.
En este caso se quiere premiar que la UE ha puesto fin a los conflictos en el continente, pero obviamente olvida como estos mismos países que ahora no se pegan entre ellos están presentes de una forma u otra en la mayor parte de los conflictos armados en todo el mundo. Bien con tropas o bien, con la venta indiscriminada de armas de todo tipo, convirtiendo las matanzas de los otros en beneficios económicos. Bastante sustanciales por cierto. ¿Es compatible el premio Nobel de la paz con ser unos de los mayores exportadores de armamento, en algunos casos incluso prohibidos por las Naciones Unidas?
Desde otro punto de vista, estamos premiando una organización de estados que desprecia de forma evidente las más elementales normas de la democracia. La gobernanza, en esa nueva terminología acuñada para mayor gloria de la tecnocracia, de la UE está en manos de un conjunto de organizaciones, agencias y entidades, que no gozan de ninguna representación de la población ni han sido designadas ni elegidas por ningún organismo democrático que se precie. El Parlamente Europeo es una especie de jarrón chino para enseñar a las visitas que no es capaz de legislar nada que tenga impacto en la mejora de la vida de los europeos. De hecho, sencillamente no legisla. La democracia está ajena a todas las instancias de la UE. Podemos decir que funciona como una especie de club de políticos (los que toca en cada caso) que deciden sobre el bien y el mal sin más criterio que el que establecen los mercados y otros intereses. En algunos casos incluso se trata de su propia supervivencia política lo que se pone en juego, y no las necesidades de la gente. Cada vez se hace más evidente que las decisiones de nuestros políticos (los europeos) tienen más que ver con sus propios circuitos internos que con dar respuesta a los problemas reales. ¿Cómo se explica si no, que agencias y organismos internacionales independientes estén avisando del riesgo de seguir con las políticas de ajuste actuales, mientras los políticos sólo se escuchan a ellos mismos? Para Rajoy tiene más valor la palabra del ministro alemán de economía, que la de algunos economistas con prestigio reconocido. YO me pregunto, ¿cuando el ministro alemán está alabando los recortes de Rajoy, lo hace en función de un conocimiento preciso de la situación o por puro juego de estrategia política? Lo que hoy es blanco mañana es negro, y no importa. Se mantienen en el candelero!
Por último, me niego a aceptar que den el premio nobel a una UE que está acabando con los derechos de la ciudadanía, y de las personas en general; que se permite dejar sin asistencia sanitaria ni educación a miles y miles de inmigrantes que tuvieron la desgracia de no nacer en Europa. Al igual que con otros muchos que sí lo han hecho. Me niego a aceptar que den un premio nobel de la paz a quién sistemáticamente está mermando los derechos de los trabajadores, que está dejando sin empleo ni medio de vida a millones de personas, y que coloca los intereses de mercado por delante de las necesidades (que no intereses) de la gran mayoría.
Me pregunto: ¿No es esto una guerra? Los políticos europeos, no han declarado la guerra a los ciudadanos, a los trabajadores, a las mujeres, a los inmigrantes, a los pobres, a los docentes, a los médicos y enfermeras, etc. etc. etc. No estamos en una guerra entre pobres y ricos, creada por los intereses políticos, al servicio de políticas económicas deshumanizadas? No estamos ante una guerra entre ciudadanos y políticos? De verdad la UE se merece un premio nobel de la paz? No estamos ante la más absoluta perversión de la moral, de la política y de la conciencia?
¿Dormirán a gusto por las noches?

Política y moral. O como los políticos desmoralizan a la ciudadanía

Una huelga general y unos presupuestos generales (los más restrictivos de la democracia), en menos de 24 horas, supone una sobredosis de adrenalina que, o bien te tumba o, por el contrario, te pone a mil. Sobre todo si tenemos en cuenta que son adrenalinas opuestas, si se me permite el juego lingüístico: la primera representa la resistencia de un sector de los ciudadanos y ciudadanas a someterse a la lógica de la nueva esclavitud; la otra justamente es la que ratifica y eleva a rango de ley las claves de esta esclavitud.
Más allá de la guerra de cifras (tanto del seguimiento de la huelga, como de los recortes), ya suficientemente debatidos en todos los medios, lo que más me preocupa de ambas situaciones es lo que tienen de acto moral; esto es, de compromisos con un modelo social deseado. Las diferencias en este aspecto son claras y preocupantes.
Sólo algunos indicios:
– Es relevante el contumaz empeño en construir la realidad a la medida de los intereses propios. NO es una cuestión de cual sean los números reales de cuantos seguimos la huelga, o cual es el déficit real de la economía española. Eso importa poco. Las evidencias son manejadas en función de la realidad que se quiere mostrar. Sin duda este es un principio constructivista, pero en vez de caracterizarse por un diálogo paritario y sincero, se caracteriza por hacer prevalecer el propio punto de vista, por encima de cualquier otro. Este es un acto inmoral. La política (la partidista), entendida de este modo, por tanto, es profundamente inmoral.
– Resulta casi sorprendente (al hablar de políticos nunca es del todo sorprendente) el intento desmesurado de hacernos creer que favorecer los desmanes de los empresarios y los mercados es la forma de favorecer el bienestar colectivo. Constantemente se empeñan en hacernos creer que todos somos culpables de la situación por nuestro desaforado afán de vivir por encima de nuestras posibilidades. La acción depredadora de los constructores, empresarios y otros afines, parece que es culpa de los compradores, y no de la especulación desmedida de unos cuantos. La codicia de los bancos, haciendo creer que todo era posible en la economía actual, es respaldada por los continuos rescates. Y no hablemos ya de los defraudadores a los que ahora generosamente se quiere amnistiar. Premiar a los inmorales es una acto de profunda inmoralidad. No olvidemos que la patronal ha estado regida por alguien actualmente acusado de varios delitos por su gestión. Patronal que le sostuvo hasta el final justificando su acción como legítima en el sistema en que estamos. Buena parte de la clase empresarial no es, sin duda, un ejemplo de moralidad y de interés por el bien común
– En la presentación de los presupuestos la portavoz del gobierno repitió hasta el hastío la palabra equidad, mientras nos anunciaba la subida del coste de la vida, y la amnistía a los defraudadores. No hablaba de recortes millonarios, mientras reconocía que el equivalente al 20 % del PIB de este país es fruto de la estafa, la evasión de impuestos y del dinero negro alojado en cuentas opacas fuera de este país. 25.000 millones de euros que corresponden a mas de la mitad de la deuda pública en España. Y para estos, que sí son culpables de buena parte de la crisis que padecemos, les perdonamos las culpas, a cambio de una pequeña multa (una falacia sin duda que no conduce a ningún sitio).
Posiblemente el gobierno se piensa que los ciudadanos y ciudadanos no dejamos de ser sino objeto de manipulación y que las mentes bienpensantes de este país (o sea ellos) tienen la misión de rescatarnos, aún a nuestro pesar. Esto, históricamente, se ha llamado nepotismo, y era propio de los regímenes absolutistas anteriores a las revoluciones del siglo XVIII y XIX. Posiblemente esa es la cuestión: están buscando volver a esa añorada situación en que los ricos era ricos, y además gobernaban y los pobres no tenían más misión en esta vida que servir a dios y al rey (y al señorito de turno, que actuaba en su nombre).
A la ministra de trabajo se le escapó cuando dijo que la soberanía está en el parlamento; o sea, en ellos. Confundió la soberanía popular con sus representantes, dejando claro que la clase política es la nueva oligarquía que gestiona la tierra (o sea, la propiedad) y la vida de las personas que viven en ella. Algunos representantes de este grupo (se lo escuché hoy al señor Segurado), afirman sin pudor que el pueblo ya votó los presupuestos el 20 de noviembre, confundiendo el voto con la barra libre. Los derechos civiles, históricamente conquistados, están en grave riesgo. NO son compatibles con las políticas basadas en la soberbia, el nepotismo y el redentorismo.
¿Hasta dónde estamos dispuestos a aguantar la inmoralidad como forma de hacer política?

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

A %d blogueros les gusta esto: