Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “Eduación pública”

Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho

El año pasado, el 2015, tuvimos la enorme fortuna de contar con la presencia, como Profesor invitado, de Alessandro Melo, de la Universidad Estadual do Centro-Oeste, Unicentro, de Brasil. Su presencia fue un enriquecimiento para todo el grupo de investigación Procie, y para mi especialmente como tutor suyo y amigo que me considero. Durante su año de estancia Alessandro se dedicó a analizar las reformas educativas en España, en especial la LOMCE; una oportunidad única, ya que durante ese año se puso en marcha buena parte de sus medidas. Como consecuencia de este trabajo Alessandro ha publicado un libro, Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho. En él se deja al descubierto el profundo carácter neoliberal de esta reforma y sus consecuencias. Con una sólida formación pedagógica y una orientación crítica innegable, a lo largo del libro se va argumentando con mucho criterio las raíces económicas, mercantiles y productivas, amén de conservadoras, presentes en la ley.

La referencia completa del libro es: MELO, Alessandro de. Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho. Guarapuava: Editora Apprehendere, 2016.

13621913_1119637788109769_625115448_o

Tuve el honor de que Alessandro me invitará a hacer el prólogo del libro, el cual comparto ahora con el ánimo de dar a conocer esta obra, escrita en portugués, pero de pleno interés para nuestro país en este momento.

PROLOGO:

Siete leyes educativas en 40 años de democracia en España no parece que sea un buen referente del éxito de nuestro sistema educativo. O quizás debería decir que es un excelente indicador del fracaso de los políticos en conseguir un marco común compartido que nos permita una estabilidad necesaria para sostener el paso de nuestros niños y niñas por las escuelas. Es difícil, desde esta situación absurda, conseguir que las escuelas puedan resultar interesantes a su alumnado, ya que lo que viven constantemente, independientemente de otras consideraciones, es la incertidumbre, el desasosiego de sus maestros, la queja de sus familias, el debate público abrupto, etc. No recuerdo ninguna legislatura en que la educación no haya sido una de las piedras con las que agredirse en el debate político.

Una característica de estas sucesivas reformas legislativas de la educación ha sido su marcado carácter ideológico partidista. Posiblemente, desde el libro blanco de Maravall (Ministerio de Educación, 1985), primer ministro de educación socialista, no ha habido ninguna otra valoración seria y argumentada de la situación de la educación y, por ende, del mejor camino para orientar el cambio. Cada nuevo ministro o ministra de educación parece que se ha sentido con la obligación de dejar su marca, aún siendo conscientes de la fugacidad y provisionalidad de su propuesta. Ante la falta de diagnóstico el argumentario político no era mucho más que una tertulia de café.

A esta ausencia de evaluaciones se ha unido siempre el desprecio a los avances en el conocimiento pedagógico. Si bien es cierto que durante mucho tiempo el pensamiento pedagógico, al menos en España, ha tenido un carencia de rigor importante, no lo es menos que los avances en campos importantes del conocimiento están dando soporte científico a propuestas educativas de cambio. Lo que hoy día sabemos de cómo son los procesos de aprendizaje, cómo actúa el cerebro en su relación con el mundo, qué estrategias educativas provocan aprendizajes, qué diferentes inteligencias poseen los individuos, el papel de las emociones, etc., está aportando no solo argumentos teóricos, sino evidencias de cómo debe organizarse un sistema educativo. Desgraciadamente los políticos han despreciado sistemáticamente estas aportaciones. El arte de la política, en este caso, debería consistir en saber conjugar estos avances en el conocimiento con las necesidades sociales y los proyectos públicos como nación. En este caso, nuestros políticos más que artistas parecen chapuzas ignorantes.

No cabe duda de que independientemente de estos incuestionables progresos, la educación, en última instancia, tiene una dimensión política ineludible y necesaria. No obstante, el futuro de la sociedad, la socialización de la infancia y la juventud, su potencial de cara a la emancipación de la población y la conquista de su soberanía individual y colectiva, son parte de las propuestas educativas. La educación no es otra cosa que el proceso de comprensión del mundo para su transformación y por tanto hablamos de un proceso de construcción colectiva de sentido y de acción. No debe extrañar, por tanto, el afán de la política partidista por controlarla desde sus propias trincheras ideológicas.

Una sociedad pretendidamente democrática entiendo que obliga a manejar este principio de otra manera. El hecho de querer imponer unilateralmente un modelo de sistema educativo habría que pensarlo como propio de estados autoritarios y de regímenes totalitaristas. No quiero suponer que este sea el caso. En cuanto proceso colectivo en un marco políticamente democrático, la educación (al igual que otros muchos aspectos de la vida pública) no debería quedar en manos de una sola propuesta política. Más bien tendríamos que pensar que debe ser fruto de un debate público, colectivo y abierto a la sociedad. Sin duda, los sujetos implicados (profesionales, estudiantes y familias) deberían desempeñar un papel importante en este debate, pero en educación todos y todas estamos implicados. Es difícil pensar en un acuerdo sobre los fines de la educación, por ejemplo, solo desde el sistema económico y productivo, o solo desde los intereses profesionales. La educación es un proyecto colectivo en el que todos y todas estamos implicados y a todas y todos nos concierne.

Democrático, desde mi punto de vista, no es que el partido hegemónico en cada momento diseñe la educación de acuerdo a su proyecto ideológico. Democrático es generar dinámicas participativas que permitan elaborar una propuesta colectiva desde la diferencia y el bien común. Por tanto sería imprescindible sacar el debate educativo de la política partidista. Dejemos que los grupos políticos generen las condiciones para ello, desempeñando su rol de mediadores en el debate público, pero esto no les autoriza a imponer su miopía al resto de la sociedad.

Con este escenario podemos decir que lo único que ha sostenido a duras penas el sistema ha sido el trabajo de los docentes. Sobre todo de algunos especialmente comprometidos, que han entendido la educación como una tarea ilusionante e ilusionadora con el mayor potencial de transformación social que se puede imaginar. Si bien es cierto que las condiciones políticas que Alessandro Melo describe tan certeramente en esta obra, no han permitido un ejercicio profesional libre y comprometido, también lo es que muchos colectivos docentes han sabido reaccionar y dar respuesta en sus centros a las complejas realidades a las que se enfrenta diariamente.

El trabajo docente se ha visto sometido, de forma creciente, a dinámicas de control asfixiantes y a una organización de su trabajo, proletarizado por diseños preestablecidos. Solo así el poder político puede llevar adelante esta noria legislativa. Se hace necesario un cambio importante que haga que nuestros docentes recuperen el orgullo de su profesión y actúen como agentes de cambio y mejora social desde un trabajo autónomo, profesional y comprometido con el proyecto colectivo.

El trabajo que Alessandro Melo ha hecho en esta obra ofrece elementos de reflexión importantes en las cuestiones que acabo de esbozar. Su trabajo serio y riguroso durante un año como profesor invitado en Málaga, colaborando con el grupo de investigación Procie, que tengo el honor de coordinar, ha dado estos frutos. Es importante la mirada que nos ofrece ya que está desprovista de las pasiones y fracturas que nos afectan a los que vivimos y trabajamos en este país, en España. Su mirada externa, pero crítica, nos ayuda a valorar estos 40 años de historia de la educación en España.

Su estancia, por otro lado, le ha permitido que este trabajo no se convierta solo en un ejercicio académico, que muy bien podría haber sido hecho desde su mesa de despacho en Brasil. Antes bien, ha sabido implicarse en nuestra realidad, participando en el proceso, conviviendo con los docentes, siendo parte de sus discusiones y sus luchas. No ha sido un mero espectador, ni este trabajo responde solo a una revisión documental, sino que en sus páginas se desprende vida, compromiso y conocimiento. Hay que agradecer a Alessandro su presencia entre nosotros y su mirada serena pero atenta. No nos deja solo un trabajo académico, nos ha dejado sobre todo algo de sí mismo y se ha llevado algo de nosotros. Hay un lazo que nos une para siempre. Obtuvimos una revisión crítica, rigurosa y fundamentada de nuestra realidad educativa, pero sobre todo ganamos un amigo.

 

REFERENCIAS

Ministerio de Educación (1985). Hacia la Reforma. Madrid: Centro de Publicaciones del Ministerio de Educación

 

Málaga, 9 de abril de 2016

El discurso colonizador en la educación

Mi amigo Félix Eroles ha tenido a bien hacerme una entrevista para su Blog “personas que aprenden” (personasqueaprenden.net), una excelente propuesta para el debate educativo y la búsqueda de una construcción educativa diferente. Con mi agradecimiento por su interés en mi trabajo y mi pensamiento, comparto esta entrevista que espero sirva para generar debate en torno a la política educativa actual.

http://personasqueaprenden.net/2015/09/nacho-rivas-el-discurso-descolonizador-en-la-educacion/

cropped-PaACor

Formar para transformar. A vueltas con la formación inicial del profesorado

Recientemente me invitaron a participar en el I Congreso Virtual Iberoamericano de Recursos Educativos Innovadores (CIREI2015). Más allá de la peculiar experiencia de hablar sin más auditorio que la cámara que me grababa y mi amigo Pablo Cortés, que me ayudó, tuve la oportunidad de presentar mi peculiar visión de la formación de profesorado en la actualidad. Sin duda mi posición es bastante crítica con un sistema que se erige sobre la brecha entre la universidad y la escuela, que hace poco probable que se establezcan condiciones para una trasnformación de la educación.

No creo que sea una cuestión de echarse en cara responsabilidades mutuas entre ambas instuticiones. Se trata más bien del resultado de un proceso histórico, social y político, en el que se han tomado decisiones improvisadas, erráticas y cortoplacistas, con muy poco consenso y menos contenido educativo. La formación del profesorado debería ser resultado de una apuesta decidida por una educación transformadora, implicada con la vida social, cultural y política, y que trabaje de forma conjunta y colaborativa con los centros educativos. La concepción de sistema educativo global, debería ser primordial para pensar un nuevo escenario, en el que investigación, formación e innovación avancen de la mano. En este sentido se apuntan algunas propuestas de cambio.

Comparto en este post el vídeo de la presentación, así como las diapositivas que le acompañan

El aburrimiento domestica…

Comparto una entrevista que me hicieron en el marco de mi participación en el I Congreso Andaluz Escuelas transformadoras, organizado por la red de Educadores y educadoras por una ciudadanía global, de Oxfam-Intermón. Mi ponencia justamente versó sobre Escuelas traformadoras, y la entrevista trata alguno de los tópicos que en ella se trataron. Una iniciativa intersante, con profesorado comprometido, donde estuve encantado de participar y comprobar que otra escuela realmente es posible.

http://www.ciudadaniaglobal.org/content/el-aburrimiento-es-un-elemento-que-domestica-entrevista-ignacio-rivas-flores#.VLVL8HFxLgQ.twitter

Otra formación de profesorado posible

Siguiendo lo planteado en el último post, acerca de la inutilidad (al menos la escasa relevancia) del sistema actual de formación de profesorado, comparto ahora dos publicaciones recientes en las que planteamos algunas líneas en las que estamos trabajando para revertir esta situación. Al menos, la intención es generar un debate necesario y apuntar algunas orientaciones de por donde estamos avanzando desde el grupo de investigación que coordino, Procie, en relación con algunos coles de Málaga, como es el caso del “Gracia”.

Algunas premisas de las que partimos:

– El academicismo de la formación actual solo conduce a la melancolía (si se me permite la licencia literaria). Esto es, el mostrar lo que se podría, pero sin crear condiciones para que se pueda, reduce todo a una sensación de frustración que nos hace refugiarnos en el conservadurimo de lo conocido. Sólo cuando hay una posición militante con un compromiso por llevar a cabo otro proyecto de escuela la melancolía se convierte en práctica transformadora, como podemos comprobar en muchos ejemplos del profesorado actual.

– La separación escuela – universidad en la formación (también en otros ámbitos) se convierte en un abismo de incomprensión y de culpabilización mutua. En definitiva, esto supone estancamiento, paralización y activismo estéril. La formación de los futuros docentes debe hacerse en, con y para la escuela, especialmente en aquellas que apuestan por un cambio de sus prácticas. Entiendo que esto no se resuelve solo con un prácticum, por muy bien diseñado que esté, que en buena parte reproduce la brecha teoría – práctica; sino con una acción conjunta, compartida y comprometida.

– La formación profesional se gesta en las matrices escolares vividas en la experiencia escolar previa a la formación inicial. Es un proceso biográfico, social y político. Eso significa que los cambios en el sistema escolar y en las prácticas educativas está preparando el futuro de la profesión. Nuestro alumnado está arrastrando una experiencia escolar reguladora, evaluadora y controladora, con una pobre dimensión social, fruto de unos tiempos de involución social y cultural que nos está tocando vivir, generados por la hegemonía neoconservadora y liberal reinante. La formación en la universidad, por tanto, debería convertirse en una práctica crítica y transformadora, lo cual supone romper con los esquemas “escolarizados” con los que actuamos. Solo experiencias relevantes pueden generar prácticas transformadoras. En la mayoría de los casos estas experiencias no se generan en las escuelas, sino en ámbitos sociales, culturales y políticos.

– La realidad se construye desde la acción colectiva. Dicho de otra forma, todos y todas somos responsables de qué escuela queremos y estamos dispuestos a construir. Los relatos de escuela se elaboran desde nuestras acciones y como somos capaces de contarlas. Curiosamente, la mayoría de los relatos de escuela que no forman parte del discurso académico, contradicen los relatos “oficialistas” normativos y redentoristas del sistema político e intelectual. Eso significa que la experiencia vivida dista mucho de los principios proclamados. La formación para el cambio debería llegar por el compromiso con otras prácticas posibles.

Seguramente quién lea estas líneas sería capaz de añadir una listado más amplio de premisas necesarias. Creo que las únicas que nos permiten cambiar son las que nos remiten a los principios y no a las actividades. Somos capaces de generar cientos de propuestas de acción, pero pocas veces podemos formular principios sobre los que se sustentan. Quizás deberíamos acudir algo más a los fundamentos y menos a las técnicas, que solo provocan procesos de reproducción. Dejo en los dos escritos que acompañan algunas propuestas que se desprenden de estos principios, con el intento de generar un debate necesario. No podemos sostener por más tiempo un sistema que nos aboca a la desesperanza y al hastío.

Ambos escritos son compartidos con Analía E. Leite Méndez y Pablo Cortés González

Wertazo a la educación

El anuncio de las nuevas medidas del ministerio que van a constituir la próxima (enésima) reforma educativa, en general no son nuevas. En otro post ya comenté algunas cuestiones relacionadas, por lo que remito al mismo al que quiera conocer más mi opinión (Otra Reforma de la Educación!!!!! http://wp.me/p18IaD-1E). Sin embargo, nos encontramos con algunas novedades dignas de destacar que atacan directamente al corazón del modelo comprensivo de enseñanza. Me refiero a la evaluación selectiva en varios momentos del sistema educativo. La más grave, sin duda, coincidiendo con otros comentarios que se están haciendo, es la que tiene lugar al finalizar la primaria, como requisito para acceder a la Educación Secundaria. Como algún colega apuntaba, representa una  vuelta a la prueba de ingreso que se hacía en la etapa más rancia del franquismo, para pasar de la primaria al Bachillerato elemental, más o menos a la misma edad.

Hay dos cuestiones relevantes que me gustaría añadir, a lo ya dicho:

  • Supone reforzar un modelo educativo selectivo, meritocrático y evaluativo. De hecho, creo que no es erróneo afirmar que supone el acta de defunción de la escuela comprensiva, que, aún con todos los defectos de la aplicación que de ella se estaba haciendo (que son muchos), supone el mejor intento hasta ahora de instaurar un sistema educativo democrático e inclusivo.
  • La supresión de asignaturas y el refuerzo a las asignaturas PISA, como se les está llamando (lengua, matemáticas, ciencias…) supone optar por un sistema de instrucción y no por un sistema educativo. Se refuerza exclusivamente el valor instructivo de la escuela a costa del valor formativo en sentido global. Se olvida que educación es algo más que conocer, y que implica también lo emocional, la expresión de todo tipo, los sentimientos, la pasión, la participación, los valores, etc.

La situación es grave y nos retrotrae a etapas pasadas, sin que haya ningún tipo de evaluación que acredite esta reforma ni ninguna investigación, estudio o análisis que con evidencias pueda sostener que este sistema al que vamos, es mejor. Más bien lo que tenemos son evidencias contrarias, como es el caso del sistema educativo finlandés (si mantenemos el criterio PISA) o todas las experiencias evaluadas y contrastadas de enseñanza comprensiva y democrática a lo largo del mundo, como se puede comprobar en informes tan poco tendenciosos como los de la UNESCO. Con lo cual no me equivoco si afirmo, una vez más, que esta es una reforma ideológica, que opta por la segregación, la excelencia de unos pocos, la exclusión de los más necesitados, etc. El mejor sistema educativo es aquel que está hecho a la medida de los que más lo necesitan, ya que los otros van a triunfar en cualquier caso. La medida de la calidad es la del último integrante del sistema educativo; o en su caso, de los excluidos del sistema. Obviamente en esta reforma la mirada es la opuesta y la pagarán los de siempre.

Lo que me preocupa de todo esto, además de lo dicho, y lo dejo como reflexión para seguir hablando en el futuro, es qué hemos hecho los que pensamos en una educación democrática, inclusiva, comprensiva y libre, para que no hayamos conseguido consolidar un sistema más justo en el que todo el mundo se hubiera visto reflejado? Si ahora se pueden permitir arremeter con esta barbarie, es justamente porque desde las políticas educativas progresistas, y desde los pensamientos educativos críticos, no se ha sido capaz de generar un sistema consolidado y aceptable. Y ante la duda, la autoridad da más seguridad. Por tanto, creo que debemos preguntarnos cual es nuestra cuota de responsabilidad para que pueda ser posible que esto esté ocurriendo en este momento. Desde el proceso de reforma de mediados de los 80 (el único realmente serio que se ha hecho en este país) todo lo que ha venido a continuación, incluida la LOGSE, no han sido sino sucesivas acotaciones y recortes a un modelo de educación realmente comprensivo, democrático e inclusivo. Cada cual se mire en el espejo que le corresponda.

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: