Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “Educación pública”

No tratamos a los alumnos como ciudadanos

El pasado 17 de setiembre pude compartir una tertulia sobre la situación actual de la educación en el programa de radio “Hoy por hoy” dirigido por Pepa Bueno. Sin duda es importante poder ofrecer otra mirada sobre la educación y más en un programa de máxima audiencia como es este. Tuve la suerte de compartir mesa con César Bona, sobradamente conocido en los últimos meses, por su nominación para el “Nobel de los profesores”, con Pilar de los Ríos, directora de un instituto de Vallecas, con amplia trayectoria como educadora y como defensora de la Escuela Pública y con Rita López, profesora de Plástica y Filosofía, por tanto doblemente afectada por la errática política educativa española de los últimos tiempos.1442475501_867015_1442475684_noticia_normal

Normalmente en los medios de comunicación estamos acostumbrados a escuchar las voces de contertulios con preconcepciones sobre educación realmente preocupantes, anclados en modelos caducos y muy poco informados sobre los procesos educativos y su sentido en la vida de los alumnos. El debate educativo se ha convertido en un debate económico y productivo: “qué formación para que sistema laboral”. Con lo cual reducimos la educación solo a un proceso de instrucción y al servicio de un solo sector de la sociedad. En esta ocasión defendimos (toda la mesa) otra perspectiva: la educación debe enfocarse a la sociedad en su conjunto y, especialmente, orientado a conseguir que el alumnado actual se convierta en ciudadanos y ciudadanas comprometidos, críticos, transformadores, creadores y, sobre todo, personas felices. Solo así conseguiremos, también, tener buenos trabajadores: aquellos con autonomía y capacidad critica capaces de hacer una sociedad más justa, más solidaria y más libre.

El entorno en que tuvo lugar la entrevista fue algo impresionante: el instituto Cardenal Cisneros de Madrid, el primero que se creó, (1833) y con una tradición cultural, política y educativa impresionante. Como muestra comparto la imagen de la escalera central, como metáfora del conocimiento que nos hace libres.

Escalera-05a

Adjunto el podcast para quién quiera tener el debate completo.

http://play.cadenaser.com/widget/audio/001RD010000003835617/

Anuncios

El discurso colonizador en la educación

Mi amigo Félix Eroles ha tenido a bien hacerme una entrevista para su Blog “personas que aprenden” (personasqueaprenden.net), una excelente propuesta para el debate educativo y la búsqueda de una construcción educativa diferente. Con mi agradecimiento por su interés en mi trabajo y mi pensamiento, comparto esta entrevista que espero sirva para generar debate en torno a la política educativa actual.

http://personasqueaprenden.net/2015/09/nacho-rivas-el-discurso-descolonizador-en-la-educacion/

cropped-PaACor

Los protocolos matan (y las malas políticas también)

Hace unos días asistimos de nuevo al suicidio de una niña de 16 años, en un instituto madrileño, víctima de acoso por parte de un compañero. Otro caso que se suma a una lista inadmisible en un sistema educativo. Algo no debe funcionar adecuadamente en la educación cuando estos casos se repiten con cierta regularidad. Cómo es posible que donde se supone que se están formando las nuevas generaciones que van a ser protagonistas de la sociedad en muy poco tiempo, una de las noticias estrella sea justamente la de la ausencia de valores éticos, ciudadanos y morales que garanticen que estamos avanzando por el buen camino.

En la mayoría de los casos se acusa a los sujetos más cercanos: profesorado, dirección, condiciones ambientales, … Pero sin duda esto es un problema de la sociedad al igual que de la configuración de un sistema educativo que parece poco capacitado para tratar problemas que no sean los estrictamente curriculares. Y pongo la atención justamente en este punto, más allá de que en cada caso particular pueda haber, o no, responsabilidades individuales.

1432554249_702620_1432556838_noticia_normalEn el caso que motiva este post el debate parece ser si se cumplieron o no los protocolos de actuación en estos casos establecidos por la consejería de educación de la comunidad de Madrid. El director del centro ha sido suspendido acusado de no seguir los protocolos, mientras que claustro, familias y otros interesados aseguran todo lo contrario, apoyando a este director con manifestaciones y escritos. Muy triste me parece que la vida de alguien (o la felicidad de cualquiera) depende de que se cumplan o no unos protocolos, que nos remiten necesariamente a una cuestión administrativa, pero para nada educativa. En este caso, seguir estos protocolos, como afirma la comunidad educativa, no le ha librado de la muerte a esta joven. Por otro lado, la administración educativa se ajusta a este mismo criterio para determinar su suspensión y la apertura de expediente disciplinario. Pocas referencias al clima afectivo del centro, a las condiciones de vida que se generan en relación a la convivencia, al diálogo y a la comprensión; al tipo de relaciones que se viven en los centros educativos de acuerdo a los modelos de gestión, a la esclerosis del sistema en cuanto a la atención a la singularidad, a los vínculos que se generan (o no) entre el alumnado, alumnado y profesorado, las familias… Nada que decir de la matriz gerencialista y administrativa de los centros educativos; al énfasis en el éxito, la excelencia y el esfuerzo y ninguno a la felicidad, la flexibilidad y la convivencia. Y así podríamos seguir.

La gestión de los centros educativos no es (no debe ser) un problema exclusivamente administrativo y de protocolos de actuación. Quizás eso esté bien para otras instituciones, como el ejército, pero vemos que tampoco funciona si nos atenemos a los casos de discriminación de género por ejemplo, o la disciplina sin sentido. Protocolizar la vida educativa supone pensar en un funcionamiento homogéneo donde el sujeto no deja de ser más que un peón en un tablero que se debe regir por ciertas reglas establecidas. Da igual su condición personal, social, afectiva, etc. No quiero decir con esto que no deban existir ciertos procedimientos establecidos que ayuden a generar pautas de actuación positiva para afrontar los problemas de una institución tan compleja como esta, pero estos no bastan. Y menos si están centrados exclusivamente en estrategias de control, información y sanción. Si no se atiende desde el punto de vista educativo estamos contradiciendo la esencia de lo que debería ser un centro escolar. images-2

No quiero que esto se entienda exclusivamente para este caso. No conozco en profundidad lo ocurrido, por tanto no me creo capacitado para opinar. Lo planteo en relación a las políticas que están instalándose en la educación, y que nos vienen acompañado desde hace tiempo. La educación se ha convertido en un problema de gestión, en la que basta con seguir ciertos procedimientos para que funcione. Esta forma de desplazar a los sujetos del centro de la vida escolar, es uno de los motivos por los que los conflictos, el fracaso y la inseguridad se instalan en el paisaje educativo. Más allá de las normas el alumno, la alumna, debe ser el interés principal. No solo como aprendiz, sino como persona, como ciudadano, como sujeto dueño de su destino y de sus intereses.

La mera aplicación de los protocolos, por tanto, no nos da la respuesta. Como tampoco las políticas educativas centradas en los valores de un mercado de trabajo competitivo, excluyente y miserable. Estos son los frutos. Por tanto, generemos un sistema educativo centrado en los sujetos, en los valores de la vida democrático y en su capacidad de transformar y mejorar los contextos en los que se ubica; desde, con y para la comunidad, como colectivo que sustenta la vida pública.

¡Nos queda camino que desandar!

MIs hijos no han ido hoy al cole…

Mis hijos tampoco han ido hoy al cole, como otros miles en toda España, siguiendo la convocatoria de huelga de CEAPA. Esta huelga es una muestra de que la educación es un problema de todas y todos, y no sólo de los profesionales de la educación. De acuerdo a lo que dijo el ministro Wert, “las familias debemos implicarnos más en educación”. Justamente esta huelga es una muestra de que las familias estamos implicadas en la educación y que estamos dispuestas, además, a luchar porque esta sea la más adecuada para nuestros hijos e hijas. Claro, que Wert no se refería a esta forma de implicación precisamente. Los docentes también deberían tomar nota de que esto es una lucha compartida, en la que todos y todas queremos y debemos participar para construir un sistema educativo más justo, más democrático, más libre y con más valores educativos y no mercantilistas.

Hoy en el desayuno, les hemos explicado a nuestros hijos por qué no iban hoy al cole. Les hemos explicado que se está haciendo una nueva ley educativa que va a hacer que no va a permitir que todos los niños y niñas estudien por igual; que en su cole hay menos profesores que el año pasado, y que no van a tener los mismos medios. Que no todos los niños y niñas van a poder estudiar lo que quieran, porque si no sacan muy buenas notas o tienen dinero, no van a poder seguir estudiando. Que la educación es lo más importante que hay en la sociedad y que por eso mismo no se debería recortar, sino todo lo contrario, porque el futuro que van a tener depende de lo que podamos construir hoy.

A su modo, hemos intentado explicarles que el derecho

a la educación se conquista también sabiendo decir NO a medidas injustas y segregadoras que hipotecan la educación de este país por mucho tiempo, como las que se proponen en la LOMCE y en los recortes que se están padeciendo en educación. El derecho a la educación también es posicionarse frente a la injusticia y la barbarie política y aprender a defender los derechos colectivos. Les hemos explicado porque no iban hoy al cole y que estamos pidiendo los padres y madres de familia: un sistema educativo justo que permita que cada niño y cada niña pueda estudiar con las mejores condiciones y sin ninguna medida discriminatoria que hace que unos,

porque tienen medios, tenga acceso a todo, y otros a nada. Esto quiero que aprendan mis hijos hoy, que el futuro se conquista peleando por los derechos de todos y que una democracia es la posibilidad de que TODOS Y TODAS tengan igualdad de derechos y de oportunidades, sin mediar ninguna condición previa. Mis hijos hoy no han ido al cole porque queremos que todos los niños y niñas puedan ir, mañana, a un colegio digno, justo y de calidad.

Eso sí, no le hemos hablado de un ministro inepto e ignorante, porque no es una cuestión de personas, sino de principios y de modelos. Aunque ganas no nos han faltado. Pero no queremos que aprendan a odiar a las personas sino a construir un mundo mejor entre todos.

Señor Wert, hacemos huelga porque, efectivamente, somos radicales antisistema. No me considero insultado por alguien que basa sus argumentos en la provocación y en la mentira, cuando no en la revancha. Soy radical defensor de los derechos colectivos y de la democracia. Pero la de verdad, la que permite y favorece el dialogo, la participación, la libre opinión y el respeto a las voces de todas y todos. Estoy en contra de un sistema que ve la educación como una inversión económica, y no como un proyecto de sociedad más justa y libre. Estoy en contra de un sistema que prima el beneficio sobre las personas; que cataloga, clasifica y segrega; que le preocupan más los resultados que la necesidad de sentirse valorado y feliz en la escuela. Y cuando usted me acusa también de extrema izquierda mantiene un sistema maniqueo que excluye a los que no piensan como usted, y que poco tiene que ver con las posiciones políticas. Y en ese juego, si me permite, no voy a entrar. Usted se descalifica a sí mismo y a su supuesta “honestidad intelectual” con la que pretende avasallarnos a todos.

Hoy estamos haciendo huelga, porque hay mucho en juego como para andar con remilgos. El derecho a la educación ha sido una conquista histórica y social que ahora está en peligro. Mucho más que un día más o menos de clase, que no va a afectar, en absoluto, a la calidad del aprendizaje de mis hijos.

Nos jugamos más que una paga extra

Descargar: Entrevista Sur

Subo esta vez la entrevista que el día 15 de julio me han hecho en el diario SUR de Málaga, acerca de la situación que se está originando en la educación y en la universidad con las nuevas políticas (de recortes y de reformas) que está haciendo el gobierno de Rajoy y su ministro Wert en particular.

La entrevista recoge bastante bien la conversación que tuvimos, larga y compleja. Le falta algunas referencias que me gustaría puntualizar.

– En la entrevista se hizo más hincapié en la falacia de los rankings (léase PISA, que tanto les gusta a los gobiernos). En nuestro caso porque se obvia algunos contenidos de los informes que parece que no interesan tanto, como el de la Equidad en los sistemas educativos. Esto es, la diferencia entre los mejores y peores en relación a los recursos económicos. En este ranking España ocupa uno de los primeros lugares. Algunos (Wert por ejemplo) le llaman a esto mediocridad, no justicia. Un sistema educativo que ha conseguido equilibrar las brutales diferencias con las que se partía a finales de los 70, merece un respeto, cuanto menos. Algunas oportunidades nuevas se han creado para muchos que estarían destinados a la exclusión. Lo cual no quita para que haya que seguir avanzando y mejorando en este sentido, no volviendo a sistemas más selectivos, que sólo favorecen a un sector.

– Una mención que me parece importante que no se recoge en la entrevista, es el efecto de la elección temprana, a los 14 años, de la orientación académica. A la pregunta de qué me parecía la respuesta fue obvia: una barbaridad (tal como aparece en la entrevista). Pero entre las razones de por qué me parece una barbaridad mencioné las diferencias que se pueden establecer en esta elección, en función de la situación de origen. Estamos en una sociedad de clases (guste o no a algunos), y esto significa que las elecciones dependen mucho de la condición de clase del alumno, ya que se visibilidad diferentes posibilidades a las opciones educativas. No es lo mismo la elección que puede hacer, por ejemplo, el hijo o hija de profesionales de cierto nivel, que viven desde que nacen unas expectativas muy claras respecto a su futuro profesional, y para el que la elección es evidente podríamos decir (las sagas familiares en ciertas profesiones, por ejemplo, son muy evidentes), o la elección de los hijos de trabajadores para los que la educación superior o si quiera más allá de la enseñanza obligatoria, no es más que una quimera. La expectativa de estas familias es simplemente que puedan estudiar para “ser mejores que sus padres”, y esto significa pensar en términos de los estudios más asequibles en términos económicos, académicos y laborales. ¿Estamos hablando de una opción en igualdad de oportunidades, o de un sesgo establecido desde la condición familiar? Fijense que no hablo de determinantes, sino de condiciones que favorecen o no. La escuela es responsable de crear condiciones lo más equitativas que le sean posible.

Espero que estas ideas, puedan seguir generando debate y posibilidades de cambio para la escuela. Para la escuela de todos y de todas, desde el principio hasta el final.

Confirmado: la reforma de Wert no es ideológica, … es patológica

Nunca deja de sorprenderme la impunidad con la que los políticos son capaces de opinar y de dictar leyes desde la ignorancia y la soberbia. Hace pocos días escribía en este mismo blog sobre el “Wertazo a la educación”. Ahora el propio ministro, en su intervención del curso de verano de FAES (http://bit.ly/RmnMkr) confirma todo lo que ahí planteaba: La comprensividad es negativa porque no segrega y si no segrega no incentiva al alumnado; la selectividad no funciona porque suspende muy poco; la cultura de la evaluación es necesaria para evitar la mediocridad en el sistema educativo; y el denostado informe PISA es “una bendición” porque nos indica en qué lugar estamos. El remate es que estos principios que van a suponer la eliminación del sistema educativo de las capas más populares de la población, no es ideológica, sino que busca que los españoles tengan mejor educación.

Es preocupante que estas afirmaciones “no ideológicas” no se hagan a partir de ninguna evaluación seria y profunda del sistema educativo que justifique sus propuestas. De hecho, en este país no se ha hecho una sola evaluación global del sistema educativo fiable, desde que Maraval publicó su “Hacia la Reforma”, que marcó el norte de los cambios en el sistema educativo. Por eso mismo se lo cargaron como ministro, al igual que su propuesta de reforma. Si fuera el caso que PISA pueda ser considerada como una evaluación profunda y global de la educación en España habrá que tener en cuenta la globalidad de lo que ahí se dice. Por ejemplo, que España tiene uno de los sistemas educativos más equitativos de toda la OCDE. Justo lo que el wertazo está dispuesto a eliminar priorizando exclusivamente los contenidos de tipo instructivo.

Por otro lado, parece que se confunde algo tan elemental en las teorías educativa que los ranking no son evaluaciones. Antes bien, solo son formas de clasificación de acuerdo a criterios generalmente interesados. Evaluar es comprender y, por lo tanto, debería posibilitar conocer en profundidad cómo funciona la educación y por qué. Pero posiblemente esto no interesa. La educación siempre es contextual y no se puede juzgar a todo el alumnado y su supuesto ¨éxito académico”, por pruebas homogéneas que normalmente sustentan posiciones de clase. Por último, reitero algo que ya he dicho anteriormente en este blog, los países que mejor califican en PISA una de dos, o son los más selectivos y segregadores, o, los más de ellos, son sistemas comprensivos, que atiende al alumnado desde su globalidad: intelectual, afectiva, artística, axiológica,…

Quizás un poco más de información y de formación pedagógica no le vendría mal al ministro. Aunque quizás le baste con un poco de sentido común. Ese que dice que el éxito educativo tiene mucho que ver con las condiciones socio-económicas.

Educación, pobreza, becas y participación

Casi todos los días nos desayunamos con nuevas acerca de las políticas que nuestro “querido” ministro de educación quiere implantar, en un proceso de vuelta atrás (en algunos casos muy atrás) que no sabemos a donde nos va a llevar. Ayer mismo nos amenaza con un cambio en las becas al estudio, primando más los resultados que las rentas. Recuerdo que cuando nuestro “querido” presidente, Rajoy fue ministro de educación en los tiempos de Aznar, estas becas ya se redujeron en un porcentaje importante. Parece que el mandato actual sigue por la misma línea. Hay algo de aberrante en este planteamiento: la relación entre rendimiento académico y pobreza está comprobada en todos los estudios nacionales e internacionales que se han hecho al respecto. Es decir, cuanto más pobre, menos posibilidades de éxito académico. Por tanto, si primamos los buenos expedientes, estamos abocando a los más necesitados, a quedarse fuera de las posibilidades de educación.
Sin duda la mentalidad del ministro aquí es muy clara: el éxito escolar es un problema individual. El que no estudia es porque no quiere, porque es un vago, porque no puede… Las condiciones de vida quedan ajenas, es una responsabilidad de cada uno. De aquí deriva el énfasis en el esfuerzo, por ejemplo. Pero por aquí no viene la solución. Toda política educativa que no tenga en cuenta las condiciones de su alumnado es un sistema segregador y excluyente. La escuela debe adaptarse a los alumnos, no los alumnos a la escuela. Un sistema educativo debería preocuparse justamente por aquellos para los que la escuela es más necesaria, si no queremos reproducir las situaciones de pobreza y de exclusión.
Una escuela que atienda a los que más lo necesitan supone también una escuela más participativa, con mayor implicación de las familias, del propio alumnado, del entorno social en el que la escuela se ubica, y por supuesto del profesorado. En este caso, un profesorado no entendido solo como profesionales (los que enseñan) sino como actores sociales que comparten con los otros colectivos un proyecto de participación, de cooperación y de cambio social. ¿Es pedir mucho a unos docentes que se han formado, en buena parte, bajo el supuesto de que la educación es el motor del cambio social? Esta idea forma parte del ideario educativo de los centros de formación, de los colectivos sociales y de las tradiciones de la escuela desde que se constituyó en sistema público y universal.
El ministro Wert parece no compartir mucho esta idea. En la ponencia que este señor tuvo en la escuela de la FAES de 2010 soltó esta perla hablando de la deriva “democrática” equivocada que ha erosionado las bases del sistema y ha pervertido su funcionamiento: (cito textualmente)

Concepto abusivo e invasivo de Comunidad Escolar. Idea de co-gobierno
(padres, alumnos, docentes, no docentes…). La Comunidad educativa no
puede ser una Comunidad democrática, porque el proceso educativo no es
democrático.

La ideología educativa del ministro está clara. Mientras, en los centros educativos los padres y madres luchamos por conseguir más espacios de participación que nos permitan formar parte del proceso educativo de nuestros hijos. Los niños y niñas, cuyos progenitores participan más en el colegio, se sienten más comprometidos con el estudio y con la actividad escolar. Esto es algo que los estudios también ponen de manifiesto. En este sentido en Andalucía tenemos una normativa que permite elegir delegados y delegadas de padres y madres por cada aula, que participen en el centro como un eslabón necesario para construir comunidad educativa. Hace unas semanas había convocada una reunión a nivel andaluz para poner en común “buenas prácticas” de participación de las familias. Tuvo que suspenderse, por falta de esas buenas prácticas. Los centros escolares no están facilitando precisamente que tal cosa ocurra. Con lo cual seguimos abocados a escuelas centradas en lo escolar exclusivamente entendido como rendimiento académico.
En un blog de un profesor norteamericano se nos planteaba lo siguiente: (http://huff.to/yY7gTe) Según una ley de Florida, las familias podían proponer el despido de los profesores que no alcanzaran los estandares de rendimiento establecidos para ese centro. Según esto no alcanzar estos estándares significa que el centro pierde prestigio y por tanto perjudica la imagen del centro y la posibilidad de obtener subvenciones, ayudas, programas, etc. Evidentemente, la contra es que los profesores también puedan expulsar a aquellos alumnos que no permiten alcanzar dichos estándares. La lucha está servida. Al fin y al cabo, esto es un problema de mercado, podríamos decir. La escuela no es un bien público, sino que forma parte de la ley de la oferta y la demanda. Donde entran los pobres en este escenario? Si resulta que justamente ellos son los más perjudicados según lo que decía al principio, serán los primeros en ser expulsados. Y el profesorado estará más preocupado por no caer en el ranking, que por generar unas prácticas educativas relevantes y solidarias. La educación convertida en puro mercado. Por supuesto, según la opinión de Wert, la participación sería un obstáculo grave para mantener el ranking (que no es lo mismo que calidad, vamos a dejarlo claro).
No creo estar muy alejado de la verdad si digo que con estas políticas que se avecinan, la escuela española va a ser más injusta y más insolidaria. Eso sí, igual subimos en el ranking (que creo que tampoco) pero será a costa de muchos cadáveres educativos.

En defensa de la escuela pública

mando un magnífico enlace de Pepe Gimeno en defensa de la escuela pública. Una lección para los amantes de la liberalización de los sistemas educativos y para los falsos discursos sobre la libertad de enseñanza. Acostumbrados a escuchar argumentos falaces es bueno situar las cosas en su sitio justo. Libertad de enseñanza no es igual a “yo elijo lo que me parezca”. Triste forma de entender la libertad, y una excelente forma de vaciarla de contenido. Libertad es responsabilidad pública, es construir comunidad, es respeto al otro y aprender a vivir con y desde la diferencia. La libertad para elegir es sólo una forma de dejar que sigan mandando los mismos, ya que estamos delegando (o negando) nuestra propia capacidad de decidir. Libertad desde el individualismo es sólo una nueva forma de esclavitud. Libertad implica, necesariamente, comunidad.
Ahí va el enlace:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Votar/educacion/publica/elpepusoc/20111111elpepusoc_15/Tes

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

A %d blogueros les gusta esto: