Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “familias”

Me presento a las elecciones al consejo escolar…

Hace unos días escribía esto en mi muro de Facebook:

“Me he presentado al Consejo Escolar del colegio de mis hijos como representante de las familias. En primer lugar, lo hago por mis propios hijos. Me preocupa su educación y que puedan estar en el mejor de los centros educativos posibles. Y este creo que debe ser la escuela pública, y nuestro cole. Pero, en segundo lugar, porque el mejor centro posible es aquel en el que todos los niños y niñas disfrutan, se sienten felices y sienten el cole, como algo importante en sus vidas. El mejor centro para mis hijos solo es posible si es el mejor centro para todos sus compañeros y compañeras. El Consejo Escolar creo que es uno de los espacios importantes en los que se puede conseguir esto, ya que en él es posible la comunicación y el diálogo entre profesorado y familias, mirando todos por el bien común, y no sólo por los intereses de cada uno.

Por otro lado, estamos viviendo un momento importante en la educación, debido a los cambios en la política del ministerio de educación y los recortes. En este contexto es importante no conformarnos, sino actuar desde el colegio, para que siga educando a nuestros hijos e hijas del mejor modo.
Porque creo, junto con otras madres y padres, en la escuela pública, porque creo que las familias debemos participar en el colegio para hacerlo mejor, porque creo que el colegio somos todos: alumnado, profesorado y familias, por todo ello me presento a estas elecciones.”
Es mi presentación como candidato al consejo escolar. Creo que estamos viviendo, lo decimos muchas veces, una decisión crítica: está en grave riesgo muchas de las cosas por las que hemos luchado históricamente y que pensábamos que ya estaban para siempre. Siempre nos sorprendemos por los cambios que pueden dar las cosas de un día a otro. En el fondo, el problema es que ni estaban tan asentadas, ni las otras ideologías estaban tan superadas. Todo lo contrario. Ha sido suficiente que nos hayan removido desde la economía para que resurjan con fuerza: el autoritarismo, el academicismo, la segregación, los buenos y los malos, etc.
Los centros escolares son espacios en que estas tensiones se viven cotidianamente. Las mismas familias se convierten en cómplices, voluntarios o involuntarios, de las posturas involucionistas en las escuelas. Por eso pienso que es el momento de asumir responsabilidades públicas y en los ámbitos en los que estoy implicado. Por supuesto, desde la universidad y la denuncia académica y científica del abismo al que nos abocan. Pero también desde el colegio de mis hijos. Porque esta responsabilidad es más cercana. El futuro lo construimos desde el ahora. Y mis hijos y sus compañeros, tienen derecho a una escuela libre, democrática, participativa y educativa. Hay que dar la cara.

Escolarización y limpieza

El derecho a la escolarización de los niños y las niñas es una conquista social y política conseguida no hace tantos años. De hecho muchas partes del mundo aún no lo tienen, y no lo tendrán en bastante tiempo. Sin embargo, parece que sigue siendo algo poco relevante, si se juegan otras cuestiones, o que se puede utilizar a capricho, en función de que se establezcan otras prioridades. Desde mi punto de vista, y el de los derechos fundamentales del niño, el derecho a la escolarización está por encima de cualquier otra cuestión. Escolarización, independientemente de los problemas que podamos achacar al sistema educativo, sigue siendo posibilidad de promoción, de construcción democrática, de acceso a los derechos ciudadanos, de la posibilidad de emancipación personal y colectiva, etc. Quizás por eso precisamente es vilipendiada con tanta facilidad, y sin complejos.
Digo esto porque hace dos días saltó a la prensa la noticia de que había varios colegios cerrados en Jerez de la Frontera, por la huelga del personal de limpieza. Eso suponía que más de 5000 niñas y niños no podían cumplir con su derecho a la escolarización porque se lo impide el ejercicio de otro derecho: el de la huelga. ¿Es necesario que ambos derechos se contrapongan para que uno de ellos se vea menoscabado a favor del otro? No creo que sea necesario si en el debate también incluimos el contenido de la educación que estos niños y niñas reciben. Aquí radica, bajo mi punto de vista, buena parte del problema.
Las familias y los profesores, en buena parte, consideran que la educación sólo pasa necesariamente por el cumplimiento con el currículum escolar, sin tener en cuenta que eso sólo, y remarco el sólo, tiene que ver con la enseñanza, la instrucción, o la mera reproducción de conocimientos dados. Pero la educación es mucho más que eso. ¿Algo impide que los niños y niñas se impliquen activamente en el sostenimiento del orden y la limpieza de su centro? ¿Algo impide que los padres y madres también puedan ser parte de esta acción? ¿y qué decir del profesorado? Sin duda, la limpieza debería ser parte de la educación, y la responsabilidad del alumnado sobre las condiciones de su colegio, también. Y no sólo como fruto de una huelga que les obligue a tomar parte, sino como una actitud continua en la escuela. Si eso fuera así, posiblemente una huelga de los servicios de limpieza no obligaría a cerrar el colegio. Eso sí, obligaría a asumir una mayor responsabilidad al resto de la comunidad educativa.
Si preferimos que se cierre el centro a asumir un papel activo en el mantenimiento del colegio creo que se pone por encima una visión funcionarial o de servicio de la educación: Mantener el centro limpio no forma parte de mis responsabilidades; para eso está la que limpia. Permítaseme este tono irónico. Estamos convirtiendo la educación en una mera prestación de un servicio, pero no en un compromiso con los valores, con una visión de la ciudadanía participativa y responsable, con la formación de una persona autónoma, etc. Algo de todo esto se pierde cuando se permite que se den estas situaciones.
La educación no es una cuestión personal. ¿Qué tipo de formación le estamos dando a nuestros hijos cuando participan de situaciones como esta? para los que se quedan sin escuela porque no hay nadie dispuesto a limpiarla? La educación es una cuestión colectiva: aprendo junto a los otros y lo que les ocurre a los compañeros que rodean a cada uno es parte de lo que aprende. Lo otro es sociedad competitiva y excluyente.
Cómo vivimos los derechos colectivos es fundamental para construir una sociedad más justa, más solidaria y más equitativa. Entender la educación como un proceso global es parte fundamental de lo que se aprende en la escuela. Comprometerse responsablemente con todo lo que ocurre en la escuela, es parte de la construcción personal.
NO puedo entender que una huelga de limpieza o un problema de orden, o de cualquier otro tipo sea causa de privar al niño o a la niña de su derecho a formarse, como ciudadano, como persona y como futuro profesional. Lo demás es exclusión; es considerar la educación como una mercancía.

Educación, pobreza, becas y participación

Casi todos los días nos desayunamos con nuevas acerca de las políticas que nuestro “querido” ministro de educación quiere implantar, en un proceso de vuelta atrás (en algunos casos muy atrás) que no sabemos a donde nos va a llevar. Ayer mismo nos amenaza con un cambio en las becas al estudio, primando más los resultados que las rentas. Recuerdo que cuando nuestro “querido” presidente, Rajoy fue ministro de educación en los tiempos de Aznar, estas becas ya se redujeron en un porcentaje importante. Parece que el mandato actual sigue por la misma línea. Hay algo de aberrante en este planteamiento: la relación entre rendimiento académico y pobreza está comprobada en todos los estudios nacionales e internacionales que se han hecho al respecto. Es decir, cuanto más pobre, menos posibilidades de éxito académico. Por tanto, si primamos los buenos expedientes, estamos abocando a los más necesitados, a quedarse fuera de las posibilidades de educación.
Sin duda la mentalidad del ministro aquí es muy clara: el éxito escolar es un problema individual. El que no estudia es porque no quiere, porque es un vago, porque no puede… Las condiciones de vida quedan ajenas, es una responsabilidad de cada uno. De aquí deriva el énfasis en el esfuerzo, por ejemplo. Pero por aquí no viene la solución. Toda política educativa que no tenga en cuenta las condiciones de su alumnado es un sistema segregador y excluyente. La escuela debe adaptarse a los alumnos, no los alumnos a la escuela. Un sistema educativo debería preocuparse justamente por aquellos para los que la escuela es más necesaria, si no queremos reproducir las situaciones de pobreza y de exclusión.
Una escuela que atienda a los que más lo necesitan supone también una escuela más participativa, con mayor implicación de las familias, del propio alumnado, del entorno social en el que la escuela se ubica, y por supuesto del profesorado. En este caso, un profesorado no entendido solo como profesionales (los que enseñan) sino como actores sociales que comparten con los otros colectivos un proyecto de participación, de cooperación y de cambio social. ¿Es pedir mucho a unos docentes que se han formado, en buena parte, bajo el supuesto de que la educación es el motor del cambio social? Esta idea forma parte del ideario educativo de los centros de formación, de los colectivos sociales y de las tradiciones de la escuela desde que se constituyó en sistema público y universal.
El ministro Wert parece no compartir mucho esta idea. En la ponencia que este señor tuvo en la escuela de la FAES de 2010 soltó esta perla hablando de la deriva “democrática” equivocada que ha erosionado las bases del sistema y ha pervertido su funcionamiento: (cito textualmente)

Concepto abusivo e invasivo de Comunidad Escolar. Idea de co-gobierno
(padres, alumnos, docentes, no docentes…). La Comunidad educativa no
puede ser una Comunidad democrática, porque el proceso educativo no es
democrático.

La ideología educativa del ministro está clara. Mientras, en los centros educativos los padres y madres luchamos por conseguir más espacios de participación que nos permitan formar parte del proceso educativo de nuestros hijos. Los niños y niñas, cuyos progenitores participan más en el colegio, se sienten más comprometidos con el estudio y con la actividad escolar. Esto es algo que los estudios también ponen de manifiesto. En este sentido en Andalucía tenemos una normativa que permite elegir delegados y delegadas de padres y madres por cada aula, que participen en el centro como un eslabón necesario para construir comunidad educativa. Hace unas semanas había convocada una reunión a nivel andaluz para poner en común “buenas prácticas” de participación de las familias. Tuvo que suspenderse, por falta de esas buenas prácticas. Los centros escolares no están facilitando precisamente que tal cosa ocurra. Con lo cual seguimos abocados a escuelas centradas en lo escolar exclusivamente entendido como rendimiento académico.
En un blog de un profesor norteamericano se nos planteaba lo siguiente: (http://huff.to/yY7gTe) Según una ley de Florida, las familias podían proponer el despido de los profesores que no alcanzaran los estandares de rendimiento establecidos para ese centro. Según esto no alcanzar estos estándares significa que el centro pierde prestigio y por tanto perjudica la imagen del centro y la posibilidad de obtener subvenciones, ayudas, programas, etc. Evidentemente, la contra es que los profesores también puedan expulsar a aquellos alumnos que no permiten alcanzar dichos estándares. La lucha está servida. Al fin y al cabo, esto es un problema de mercado, podríamos decir. La escuela no es un bien público, sino que forma parte de la ley de la oferta y la demanda. Donde entran los pobres en este escenario? Si resulta que justamente ellos son los más perjudicados según lo que decía al principio, serán los primeros en ser expulsados. Y el profesorado estará más preocupado por no caer en el ranking, que por generar unas prácticas educativas relevantes y solidarias. La educación convertida en puro mercado. Por supuesto, según la opinión de Wert, la participación sería un obstáculo grave para mantener el ranking (que no es lo mismo que calidad, vamos a dejarlo claro).
No creo estar muy alejado de la verdad si digo que con estas políticas que se avecinan, la escuela española va a ser más injusta y más insolidaria. Eso sí, igual subimos en el ranking (que creo que tampoco) pero será a costa de muchos cadáveres educativos.

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: