Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “movimiento social”

La casa de la buena vida. Un proyecto de transformación desde la buena gente

Comparto en este post los vídeos que el grupo COMSOLIDAR (comunicación solidaria) ha preparado como campaña para dar a conocer el trabajo de esta iniciativa de La Palma – Palmilla, que intenta transformar la dura realidad de un barrio desde la acción solidaria de la propia gente del barrio y el acompañamiento de grupos voluntarios que vemos en este proyecto una alternativa de cambio desde la acción social. Se trata de conversaciones entre algunas de las personas que trabajan o colaboran con la casa y que ponen sobre el tapete su historia, su propia vida, sus fracasos, pero también sus triunfos en forma de proyecto de vida.

Autoridad y corporativismo: ¿A quién pertenece la escuela?

Hay un discurso que se repite continuamente desde hace tiempo, como justificación de los males de la escuela: la pérdida de autoridad de los docentes. Hace unos días, la coordinadora provincial de la asociación de directores de instituto de Andalucía, fue entrevistada en el diario Sur. El titular era bien significativo: “Deberían ponerse límites a las familias para que los profesores no sigamos perdiendo autoridad”. Parecería que la autoridad de unos se sustenta sobre las limitaciones de otros, lo cual no parece que sea un principio muy alentador para garantizar unas relaciones de colaboración, deseables en el entorno educativo.

academia4A mi modo de entender este planteamiento esconde un fuerte corporativismo que entiende que la escuela o el instituto es un espacio privado de los profesionales de la educación, y no un espacio público de encuentro cultural entre diferentes sujetos. Sin duda, en este encuentro cada sujeto asume tareas diferentes en la medida en que sostienen diferentes responsabilidades. Una de ellas, de la máxima relevancia, es la de los profesionales que trabajan en el centro, pero no es la única, ni es exclusiva.

Me parece peligroso el afán de algunos docentes por intentar poner tierra de por medio entre ellos y ellas y las familias. Sin duda hay padres y madres que maltratan al profesorado, como también hay profesorado que maltrata a los padres y madres y aún también al alumnado. Ni unos ni otros son los mejores: esto es un trabajo cooperativo y compartido. Mientras unos y otros no entendamos esto no será posible avanzar en la mejora de la educación. Hay un caldo de cultivo que favorece que surjan leyes como la LOMCE presentes en este modo de afrontar la profesión que nos hace corresponsables de su posible éxito.

La autoridad no se gana con nuevas normativas, más restrictivas de la participación. Antes bien, el alumnado reconoce y otorga autoridad a aquel docente que le ayuda a encontrar sentido a lo que aprende; al que le respeta; al que muestra interés por él como persona, y no sólo por lo que es capaz de reproducir. Cuando sólo interesa terminar el temario, acabar el libro de texto, aprobar el examen, superar la prueba de selectividad, etc. etc. no hay normativa capaz de otorgar autoridad al docente. Lo único que queda es la defensa a ultranza de la profesión por sí misma, y no por su valor para la mejora de la sociedad y el bienestar de los ciudadanos.

En un post de otro docente, se concluía del siguiente modo: “ningún estamento educativo es completamente válido sin el contenido de pensamiento de los padres, de los vecinos, de los ciudadanos que de una manera u otra interactúan con la comunidad escolar”. 383383_140827976049357_100003664668498_166413_880023042_nJustamente esta es la posición contraria y también es un docente quién lo manifiesta. Afortunadamente son muchos quienes entienden que la educación es una tarea colectiva y que la responsabilidad es de la comunidad. Lo cual no les resta autoridad, y ni mucho menos profesionalidad. Asumir la necesaria participación de todas y todos supone mejorar como docente, desde una forma diferente de entender la profesión. Hargreaves(1) habla de colaboración activa, basada en la cooperación docente y familias, como una de las claves para la transformación del sistema educativo. De este modo, tanto profesionales como familias son actores de los movimientos sociales y la escuela se construye como parte de los mismos.

Dicho de otra forma, en “roman paladino”, o nos salvamos juntos o esto se hunde

(1) (2000), profesionales y padres, ¿enemigos personales o aliados públicos?. Perspectivas, vol. XXX, no 2, junio, pág. 221-234

Educación y Guerra financiera

Diariamente vivimos diferentes análisis sobre la crisis y las consecuencias sobre el sistema educativo y la destrucción del Estado de Bienestar. De alguna forma esto se nos presenta como inevitable, fruto de una “crisis” financiera (que no productiva; esta es más bien la consecuencia) que obliga a realizar recortes en el sistema público para bajar la deuda del Estado. El mensaje es claro: un sistema público y gratuito es insostenible en el estado actual de la economía. Por tanto estamos entrando en una nueva etapa del capitalismo en que la sociedad entera se liberaliza a favor del mercado, como única forma de sostenerse y evitar la caída total de la civilización de la que disfrutamos. Tal como yo lo veo, sin ser experto en economía, este es el mensaje y el fondo de la cuestión. Lo cual, sin duda, es sumamente grave.
El problema está en que esta es una posición ideológica que, ni es nueva, ni es inevitable. El origen del liberalismo económico y del capitalismo ya estaba diseñado con esta finalidad y sus 250 años de historia reciente, han significado un rodeo, necesario (para ellos) para llegar a este fin. Los primeros tiempos del capitalismo moderno están marcados por fuertes conflictos sociales y por fuerzas antagónicas peleando por un lugar en este conflicto. Patronos y trabajadores, o desde el ámbito ideológico, el liberalismo – burgués, y el socialismo (en sus diferentes versiones), en una lucha de posición para establecer acuerdos sobre los que sustentar el nuevo sistema económico y social. El estado moderno sirvió de parapeto para sostener estos conflictos y establecer marcos más o menos consensuados sobre los que sostener la situación. Soy consciente de la reducción que estoy haciendo de un análisis sin duda mucho más complejo y con muchas aristas.
En este escenario surgen dos grandes focos que capitalizan, por decirlo así, las dos caras visibles de la cuestión. Por un lado, la vieja Europa, con un proceso histórico complejo y convulso. Por otro, los Estados Unidos de América, fundado sobre las bases del propio liberalismo y como un estado nuevo en todos los sentidos. De hecho, eliminan la sociedad existente en el territorio ocupado para construir una nueva sociedad sobre estos principios. Las diferencias entre un lado y otro del charco son evidentes. Los distintos avatares históricos y bélicos que han atravesado estas historias han marcado su evolución.
Haciendo un gran salto histórico, los 90 supusieron la caída del “enemigo común” y, por tanto, el advenimiento de un nuevo escenario que había que manejar. Por un lado un bloque Europeo creciente, cada vez más poderoso con su modelo de capitalismo propio, de alguna forma limitado por las raíces racionalistas, que algo controlaban, al menos en el terreno moral. Por el otro lado el capitalismo más liberal y radical que se desarrolla en U.S.A. aupado al status de hegemónico por su papel en la victoria aliada en la II Guerra y su participación en los sucesivos conflictos bélicos que se han desarrollado a partir de ahí. Haciendo de nuevo una fuerte reducción del análisis, Europa no se conforma con ese rol secundario y, de alguna manera, subsidiario y se lanza a la conquista de la hegemonía. El Euro es la punta de lanza de esta pretensión. El resultado es una confrontación financiera entre los dos imperios: el dominante y el emergente. Lo cual nos lleva a la situación actual. Bajo mi punto de vista esta crisis, más allá de otras consideraciones, es el resultado de esta lucha de imperios, en el que uno de ellos, el dominante, ha iniciado las hostilidades en toda regla: Todas las agencias que están minusvalorando la economía europea son norteamericanas, amparadas en una acumulación del poder financiero en Alemania, como forma de asegurar la desunión en el sistema euro.
Por otro lado, esta lucha está agudizada por un matiz que quizás no están dispuestos a admitir la mayoría de los gestores actuales de la crisis: Está poniendo de manifiesto el fracaso del capitalismo y, por ende, del liberalismo, como modelo universal para la salvación colectiva de la especie humana. Antes bien, se comprueba que sólo es una opción para una parte mínima de la población, que necesita de la indigencia y de la situación de necesidad de la inmensa mayoría para poder subsistir. Por tanto, lo que se ha dado en llamar hipócritamente la “refundación del capitalismo”, no es más que la manifestación de su fracaso como proyecto común. Dejar actuar libremente al mercado no conduce a equilibrar las diferencias, como proclaman las leyes del liberalismo; como se puede ver sólo contribuyen a crear más separación entre ricos y pobres; más distancia entre clases sociales. El problema es que los sirvientes de este sistema, o dicho de otro modo, sus ejecutores, los políticos, no están dispuestos a romper la baraja a favor de un fin colectivo común. El problema aquí no es que nos salvemos todos, sino que se salven unos pocos.
Es en este contexto en el que el llamado estado de bienestar (si es que como tal existió alguna vez en sentido global) deja de tener sentido. La idea de derechos universales, como la educación, la sanidad, la vivienda, el trabajo, etc. no forman parte del proyecto de salvación de estos pocos; más bien representa un obstáculo. Mantener sistemas públicos en estos campos supone aceptar la posibilidad de una actuación colectiva de crecimiento y salvaguarda de la población. Algo que el mercado no puede asumir. Un sistema educativo que garantice un mínimo acceso a la cultura y al conocimiento de acuerdo a un proyecto de sociedad y ciudadanía, representa, de hecho, desde el punto de vista político, una opción contrahegemónica, entendiendo como hegemónico el paradigma del individualismo que representa el imperio capitalista. Lo mismo podemos decir de la sanidad o del trabajo.
Los sistemas educativos modernos surgen como una necesidad de formación para consolidar el capitalismo emergente, en el siglo XIX. En la sociedad compleja europea de los últimos 200 años, las fuerzas sociales han aceptado el reto de la educación formal como un espacio a conquistar para conseguir el progreso personal y social, así como la consolidación de sociedades democráticas. Los sistemas educativos son, en buena parte, una conquista social del movimiento democrático progresista (sin entrar en polémicas de lo que este término pueda significar en este momento, pero entiendo que puede englobar un número amplio de movimientos sociales). Sin duda se ha construido sobre las bases de un modelo racionalista y tecnocrático, pero no por ello debe ser condenado. Más bien hay que luchar por transformarlo, tal como educadores de todo el mundo llevan haciendo hace mucho tiempo, desde posiciones epistemológicas, políticas, culturales y sociales diferentes. El modelo racionalista regula la escuela para anular sus efectos emancipadores; las fuerzas sociales debemos luchar por desregularla para garantizar su reconstrucción en libertad.
En esta lucha estoy comprometido. Creo que necesitamos seguir peleando por la escuela y por el sistema educativo, pero no para sostenerla con el modelo actual sino para reconstruirla como parte de la construcción colectiva, democrática y libre que debería constituir esta sociedad. ¿Cómo? Como un proceso deliberativo, libre y abierto esté dispuesto a crear. En otros momentos iré aportando algunos elementos para el debate de esta propuesta.
He querido establecer la relación entre el sistema educativo y la crisis actual, como parte de la lucha social, política y de clase, que estamos viviendo. Es algo más (o mucho más) que unos recortes. La política actual aboca el sistema educativo a un sistema eliminado, mucho más segregador y clasificador; y al mismo tiempo legitimador de las mismas diferencias que origina. Contra esto tenemos que combatir. Por una escuela pública y comunitaria, que no es lo mismo que una escuela estatal y gubernamental.

Navegador de artículos

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: