Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivo para la etiqueta “Univrsidad”

elitismo y universidad

Se sigue escribiendo, y sin duda se seguirá escribiendo mucho más, sobre el decreto de recortes en educación y en la universidad. NO quiero redundar en argumentos ya dados, en torno a la nueva situación laboral que se plantea, con los que concuerdo absolutamente. La situación es grave y pone a la universidad en una coyuntura crítica, salvo que los rectores y gestores de la universidad asuman con claridad y contundencia la defensa de una universidad para todos, más democrática y con más contenido académico e investigador. En definitiva, que se crean y actúen a favor de la tan denostada, políticamente, autonomía universitaria. Si atendemos al primer escrito de la CRUE, todavía podíamos tener cierta esperanza de que fuera así; si atendemos a la nota de prensa posterior a la reunión con el ministro, más parece que el interés está en el reconocimiento de su propio status como gestores que en defender a la institución y a sus ocupantes de forma decidida.
Una de las cuestiones que más me preocupan de esta situación, que ya anunciaba en mi escrito anterior: el avance hacia la elitización (si se me permite el palabro) de la universidad. Una primera razón viene de la mano de la subida de las tasas. Las universidades ya están echando cuentas de la bajada que va a suponer en el número de matriculados para el próximo curso académico. La segunda, en la que me quiero centrar en este escrito, está en relación al profesorado y el ataque radical a sus condiciones de trabajo.
Supongo que el impacto va por barrios, como suele ocurrir en esta institución desde que se instauró la división interesada del conocimiento entre ciencias, letras, técnicas, salud, etc. Pero no quiero entrar en una disputa corporativa que no nos conduce a nada, salvo a que crezca nuestra debilidad. Todas y todos estamos afectados por este nuevo escenario, ya que compromete el futuro de la carrera universitaria y de las posibilidades de crecer académica y científicamente. Deberíamos tener clara conciencia de esto.
Con esta reforma, que tiene más de ideológica que de económica (Soraya Sáenz de Santamaría se harta de repetirnos que están modernizando el país), se establece la separación entre docencia e investigación, con una clara jerarquización entre ambas. Sin duda este es un debate antiguo que podemos correr el riesgo de recuperar en el fragor de la discusión, pero que sinceramente pienso, no es el momento. Este recorte/reforma de la dedicación docente es una forma de priorizar una cierta élite académica, con un criterio que junta los méritos a la edad y castiga las carreras incipientes. Alcanzar 3, 4 o 5 sexenios, además de requerir ciertos méritos, también requiere haber cumplido años en la universidad.
Se ponen varias cuestiones en juego en esta cierta gerontocracia que se avecina:
– Se erige como modelo la individualidad de la investigación. Los sexenios reconocen el mérito de un individuo aislado (incluso se penalizan las publicaciones de más de 3 autores), cuando lo normal es que la investigación sea un trabajo de equipo. Otra cuestión es quién firma los trabajos que luego se publican y con qué criterios. Cuantos sexenios individuales se han construido sobre un trabajo colectivo, del que al final solo constan los nombres principales (los más altos en la jerarquía académica). Becarios de investigación, contratados, jóvenes titulares, etc. quedan relegados en el juego de autoridades. El planteamiento es perverso en sí mismo, como lo es todo el sistema meritocrático basado en el reconocimiento individual.
– El incremento de la docencia aparece como “castigo” para aquellos que no han sido suficientemente responsables (o afortunados) con las investigaciones. Lo cual claramente la sitúa en un nivel de inferioridad. Desde mi punto de vista, la misma moral que lleva al profesorado universitario a ser “malos” investigadores es la misma que no les llevará a ser “buenos” docentes. Sigue siendo un planteamiento perverso. Sin duda el modelo universitario academicista en el que estamos instalados genera un énfasis desmedido en la presencia del alumno en sesiones maratonianas de clase, pero si pensáramos la universidad de otra forma, no sería posible pensar docencia sin investigación ni al contrario. Son dos actividades que histórica (y genéticamente, si se me permite la analogía) han ido de la mano. A menudo acusamos al sistema actual de secundarizado; esto es, que parece una extensión de la secundaria. Desde mi punto de vista la cuestión no es que la secundaria sea necesariamente un mal sistema, sino que la universidad tiene otra especificidad que requiere más autonomía, pero al mismo tiempo, más participación de alumnado. Aunque esto es para hablar más despacio. De momento reitero: la docencia no puede ser el castigo para los que no quieren trabajar.
– Con este modelo se hace casi imposible la posibilidad de iniciar una carrera docente, que justamente es el factor que se debe mimar más en la consolidación de una universidad de calidad. Con este modelo no se favorece la entrada de nuevos y mejores investigadores sino de mano de obra descualificada. Pienso en las posibilidades que se abren para los becarios actuales (en particular en los que tengo más cerca) y sólo veo un camino incierto y, en cualquier caso, absorbido por una actividad reproductora (la mera docencia) que no les permitirá desarrollar una carrera de investigador-profesor. La universidad debe ser creadora de conocimiento, crítico y productivo. Si centramos la tarea docente en horas de clase la única opción que estamos dando al sistema es la de reproducir conocimiento ya dado, del cual el profesorado encargado de tal tarea, es absolutamente ajeno. Esto no es calidad docente, sino esclavitud docente, y pérdida de calidad para el alumnado. Por tanto menor preparación y capacidad de nuestros futuros profesionales.
– Esta situación nos conduce a la generación de una nueva élite (quizás no tan nueva) focalizada en sus propios méritos, y no en la producción y la construcción de conocimiento para la mejora de la sociedad.
La situación no me invita al optimismo, ni mucho menos. Esta debe ser una oportunidad para pensar el modelo de universidad que queremos y el absurdo al que nos conduce esta mezcla explosiva entre un modelo de Bolonia pésimamente entendido y peor aplicado y una política de reformas elitista, perversa y destructora. Toda crisis, dicen los teóricos del tema, es la oportunidad para transformar y mejorar. Aprovechemos la oportunidad y tomemos el toro por los cuernos.

Anuncios

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

yosoytuprofe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

A %d blogueros les gusta esto: