Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Archivar en la categoría “Uncategorized”

La democracia, sus agentes y sus agendas, cuando se construyen las políticas públicas de educación. — Por otra política educativa

Nuestra propuesta pasa por dar forma a un proceso de discusión, debate y toma de decisiones democráticos, tal y como hemos venido defendiendo y construyendo colectivamente, donde participen activamente desde el inicio la ciudadanía, los diferentes agentes sociales implicados (no sólo educativos, pero también) y los partidos políticos que finalmente deben materializar ese pacto en el actual marco legislativo. Sólo promoviendo un proceso de pedagogía política horizontal y participada podremos romper las perspectivas más tecnocráticas y “expertistas” a favor de una toma de decisiones sobre el sistema educativo que trabaje en pro de las mayorías sociales desde una perspectiva transformadora.

a través de La democracia, sus agentes y sus agendas, cuando se construyen las políticas públicas de educación. — Por otra política educativa

¿Vivir en una meritocracia?

En época de reválidas en España, me parece muy oportuno y pertinente eta reflexión de mi amigo Pablo Vain, de la Universidad Nacional de Misiones. Hago mías sus palabras y sus pensamientos.

Conversaciones necesarias

* Pablo Daniel Vain (UNaM-CONICET)

6f9acca7-escuela2

En mayo de este año, el gobierno de María Eugenia Vidal decidió cambiar el régimen de calificaciones en la escuela primaria y reinstaurar los aplazos para los alumnos de 4° a 6° grado que tengan notas de 1, 2 y 3 puntos. Además, fijó la calificación “insuficiente” o “aún no satisfactorio” para los chicos de 1° a 3° grado que no cumplan con los objetivos.

Cuando se aprobó la decisión de la Dirección de Cultura y Educación bonaerense, que impulsó volver a implementar el aplazo, el viceministro de educación de Buenos Aires manifestó: “El mérito en la escuela tiene que volver, si un docente aplaza a un chico ese alumno debe tener el esfuerzo, la tenacidad y la capacidad para revertir ese aplazo.” Y también agregó, que la resolución que eliminaba los aplazos “terminó siendo una pedagogía para los pobres”.

Dos cuestiones preocupantes se derivan…

Ver la entrada original 2.153 palabras más

No tratamos a los alumnos como ciudadanos

El pasado 17 de setiembre pude compartir una tertulia sobre la situación actual de la educación en el programa de radio “Hoy por hoy” dirigido por Pepa Bueno. Sin duda es importante poder ofrecer otra mirada sobre la educación y más en un programa de máxima audiencia como es este. Tuve la suerte de compartir mesa con César Bona, sobradamente conocido en los últimos meses, por su nominación para el “Nobel de los profesores”, con Pilar de los Ríos, directora de un instituto de Vallecas, con amplia trayectoria como educadora y como defensora de la Escuela Pública y con Rita López, profesora de Plástica y Filosofía, por tanto doblemente afectada por la errática política educativa española de los últimos tiempos.1442475501_867015_1442475684_noticia_normal

Normalmente en los medios de comunicación estamos acostumbrados a escuchar las voces de contertulios con preconcepciones sobre educación realmente preocupantes, anclados en modelos caducos y muy poco informados sobre los procesos educativos y su sentido en la vida de los alumnos. El debate educativo se ha convertido en un debate económico y productivo: “qué formación para que sistema laboral”. Con lo cual reducimos la educación solo a un proceso de instrucción y al servicio de un solo sector de la sociedad. En esta ocasión defendimos (toda la mesa) otra perspectiva: la educación debe enfocarse a la sociedad en su conjunto y, especialmente, orientado a conseguir que el alumnado actual se convierta en ciudadanos y ciudadanas comprometidos, críticos, transformadores, creadores y, sobre todo, personas felices. Solo así conseguiremos, también, tener buenos trabajadores: aquellos con autonomía y capacidad critica capaces de hacer una sociedad más justa, más solidaria y más libre.

El entorno en que tuvo lugar la entrevista fue algo impresionante: el instituto Cardenal Cisneros de Madrid, el primero que se creó, (1833) y con una tradición cultural, política y educativa impresionante. Como muestra comparto la imagen de la escalera central, como metáfora del conocimiento que nos hace libres.

Escalera-05a

Adjunto el podcast para quién quiera tener el debate completo.

http://play.cadenaser.com/widget/audio/001RD010000003835617/

Servicio público, bien privado. “Corrupción para Rato”

5530c785638f8.r_1429268310079.3-264-781-700

La imagen de Rodrigo Rato detenido (durante solo unas horas) está dando la vuelta al mundo y provocando reacciones diversas. Para muchos es motivo de satisfacción y alegría ver a un personaje como este ante la justicia, aunque sea por unas pocas horas. No es mi caso. A mi no me alegra, sino que me preocupa y mucho y me llena de congoja. Me hace pensar en nuestros gobernantes y el tipo de casta que representan.

Ministro todopoderoso de Aznar, azote del fraude fiscal en su tiempo, aspirante a sucesor en la presidencia del gobierno, secretario general del FMI durante 3 años, presidente de una de las cajas de ajorros más poderosas,… Hablamos de alguien que ha tenido poder fuera y dentro de nuestras fronteras. Y que ha hecho uso, presuntamente, de su posición para enriquecerse a costa del erario público y ha hecho un uso fraudulento (presuntamente de nuevo) de su posición.

No me parece creíble que alguien así haya podido actuar de forma individual sin que se conociera y fuera consentido como parece. Más bien lo que me hace pensar que denota un estilo de ser de la clase política, sea esta del tipo que sea y con la bandera que sea. De hecho, cabe pensar que difícilmente este personal tenga bandera de ningún tipo, salvo la del billete verde. Esto es lo que me preocupa y me asusta. Esto es posible porque forma parte de un modo de entender la política que convierte el “servicio público” en “bien privado”. De hecho, estamos asistiendo a un goteo constante de casos de corrupción que solo hace, como en el caso de los temblores sísmicos de baja escala, bajar la presión para que no ocurra un terremoto mayor. Dejar caer alguno que otro de vez en cuando es una válvula de escape para seguir sosteniendo el negocio privado en el que se ha convertido la político. No creo que sea un problema personal y particular de Rato, sino de una casta política, que nos gobierna en todo el mundo, que ha hecho de su posición un negocio particular.

Qué credibilidad pueden tener ahora las decisiones de cualquiera de ellos? Se han hartado de decir desde la derecha neoliberal de todo el mundo que ha sido el mejor ministro de economía de la historia de España. No es mi opinión en modo alguno, pero ¿podemos confiar ahora en las decisiones que tomó? ¿podemos confiar en las decisiones de cualquiera de los políticos de oficio, que forman parte del mismo sistema y viven del mismo negocio? En tanto la política no sea realmente un servicio público, esto es, que no sea un oficio para toda la vida, no podemos estar seguros de quiénes son los que nos gobiernan y realmente para quién lo hacen. Esto significa que la política sea realmente una tarea de participación colectiva y pública y no de representación personal.

Realmente me siento aterrado.

Conclusiones de las “Jornadas de debate sobre educación. Propuestas alternativas a la actual política educativa”

El foro de Sevilla, con la colaboración de otros muchos colectivos y organizaciones que se oponen a la LOMCE, como ley que nos conduce a un fracaso del sistema educativo y a la entrega de la Escuela Pública con criterios neoliberales y productivos, hace públicas las conclusiones de las Jornadas que celebraron recientemente en Madrid. Se abre un proceso de debate para elaborar las bases de una nueva ley educativa. No es suficiente decir NO A LA LOMCE, se trata de proponer un nuevo modelo educativo. Recuperar el discurso público, progresista y ciudadano y plantear un acuerdo general sobre la educación que queremos. Desde la participación y la colaboración. Invito a participar en este debate.

Historias de vida en Educaçao: a construçao do conhecimento a partir de Histórias de vida

Las III jornadas de historias de vida en educación, se celebraron en Oporto en noviembre del 2012. De nuevo un grupo de unas 60 personas nos reunimos con el ánimo de discutir, dialogar, valorar, comentar, aprender, compartir, enfrentar, en torno a este tema que nos apasiona y nos moviliza. En este caso el foco que nos reunió fue “la construcción del conocimiento a partir de las historias de vida”. Las cuestiones epistemológicas y metodológicas siguen siendo una preocupación constante, ya que en parte se juega en torno a ellas el valor de nuestro trabajo. Fruto de este trabajo es el libro que comparto a través de este medio: Historias de vida en Educaçao: a construçao do conhecimiento a partir de Histórias de vida

portada_HV_Porto

No son tiempos fáciles para este tipo de planteamientos y de perspectivas de investigación que cuestionan y ponen en juicio, de una forma radical, aspectos básicos de la experiencia humana y de las relaciones entre las personas. Estamos viendo el resurgimiento, con una fuerza inusitada después de varios años de convivencia, de las lógicas mecanicistas y positivistas. De nuevo, parece que sólo tiene valor aquello que viene avalado por cifras supuestamente objetivas, por objetivos concretos y prácticos, por programas de acción preestablecidos, validados desde criterios estandarizados y ajenos a las realidades personales. El auge neoliberal y el modo como se está implantando la moral que representa, está re-colonizando el espacio de la investigación, el conocimiento y la crítica social.

Esto lo venimos observando en escenarios nacionales e internacionales en los que se hace público el conocimiento académico. Lo vemos en las evaluaciones  de los proyectos de investigación. Lo sufrimos en los dictámenes de las publicaciones científicas (de impacto, por supuesto). Lo padecemos en las exigencias académicas y profesionales de nuestras facultades y centros de trabajo. Forma parte de los foros de discusión que incorpora el discurso impuesto y acotado de la lógica tecnocrática. Se nos impone en las políticas educativas y científicas que son capaces de retorcer los avances del conocimiento para devolverlo convertido en reglas, pautas, normas y prescripciones inútiles.

Con las historias de vida y la investigación biográfico narrativa, en su sentido más amplio, no solo hacemos otro tipo de investigación sino que actuamos en una perspectiva política contrahegemónica que cuestiona los planteamientos de esta moral neoliberal reduccionista y controladora. Nuestro interés está vocalizado en la relación personal y en el valor de la experiencia, construida y valorada desde una lógica horizontal y cooperativa. Investigar desde las historias de vida, desde nuestra perspectiva, nos sitúa en una dimensión ontológica y axiológica diferente.

Este libro muestra como un grupo de personas, que nos reunimos regularmente, damos valora a este modo de hacer investigación y nos planteamos avanzar en otra forma de construir conocimiento y de comprender la realidad. En el fondo, por tanto, este libro plantea una esperanza; una posibilidad. Trata de hacer visible que es posible hacer las cosas de otro modo. Esperamos seguir compartiendo estos pensamientos por muchos años más.

Calificar siempre es injusto.

Acabo de entregar las actas de notas del este cuatrimestre. Sin duda esta es la tarea más ingrata a la que me enfrente cada año, con cada grupo y con cada alumna y alumno en particular. Esto es algo que creo que compartimos la mayoría de los docentes y que debo confesar que en estos momentos, con el marco institucional que tenemos, es algo casi irresoluble. En el mensaje que mandé a mi alumnado de pedagogía para anunciar que ya teníamos publicadas las notas para su consulta y revisión, en su caso, les decía: “un acto de calificación siempre es un acto de injusticia, por tanto pido disculpas por los agravios que estoy cometiendo”. Quizás debería decir “estamos cometiendo” ya que la autoevaluación (y la consiguiente “autocalificación”) forma parte también de este drama.

Tengo que confesar que todos los años siento un profundo malestar cuando tengo que decidir si la nota que “se merecen” es un 5, un 6 , un 8 o un 10. Algo más sencillo era cuando bastaba con el aprobado, notable y sobresaliente, pero el afán de medir parece que es más consistente, administrativamente hablando, que el afán de comprender y de conocer. Mi malestar aumenta cuando siento que la única razón que hay para establecer una escala de este tipo es la necesidad de competir en el futuro en la búsqueda cruenta por un puesto de trabajo, una beca, una oposición… Se supone que tan graduado es el que obtiene una media de un 9 que el que la obtiene de un 6. La Universidad le certifica que es un o una profesional cualificado para realizar su trabajo. Si no estaría incurriendo en prevaricación o en cohecho (los abogados y jueces decidan). Por tanto, si en ambos casos se supone la cualificación, ¿qué sentido tiene la cuantificación? Sólo se me ocurre lo ya dicho: la competición salvaje o la segregación.puesta de sol en Málaga

El problema es anterior: ¿Qué enseñamos, cómo, qué estrategias ponemos en juego, qué valores…? Si al final todo se reduce a una nota, todo el proceso anterior queda reducido exclusivamente a una condición para resolver lo otro. Por tanto el conocimiento así producido no tiene más valor que el instrumental; el servir de condición para establecer una clasificación de cualificaciones del alumnado y, por ende, de los profesionales. Qué han aprendido realmente cada alumno y cada alumna, qué conocimiento se ha producido a lo largo de los 4 meses de clase, colectiva e individualmente, qué estrategias se han puesto el juego para comprender y manejar la realidad, qué capacidad de transformar y mejorar el mundo (educativo en este caso) se ha manejado, qué valores profesionales y, sobre todo, sociales se han puesto en juego, … Con la calificación todo este conjunto de interrogantes queda relegado o, en su caso abocado a un mero ejercicio intelectual sobre el que podemos debatir en seminarios científicos o en charlas de café. No es lo mismo pero en ambos escenarios debatimos acaloradamente sobre este tema.

El problema de la calificación se resuelve de muchas maneras por los diferentes docentes. Tenemos la moda renovada de las rúbricas que vienen a salvarnos de tanta subjetividad. En otros casos, quizás la mayoría, el tema se resuelve multiplicando las pruebas “calificables” que cuentan para la nota. A menudo eso supone establecer tablas de puntuación para cada prueba (decimales incluidos) o porcentajes de cada una de las estrategias de evaluación, tal como se nos pide en las guías docentes. En definitiva, pensamos que multiplicando las pruebas mejoramos la calidad de nuestra calificación. Esta es una de las deudas que nos queda de nuestro modo de entender Bolonia, del cual ya he hablado en otros post de este blog.  Como dicen en algunos lugares de Argentina, “no por mucho pesar al chancho, engorda más rápido”. O en versión castellana, ya utilizado por mi buen amigo Manuel Fernández, “pasamos más tiempo pesando al pollo que engordándolo”.

UnknownEl conocimiento no es, ni puede ser, el resultado de un proceso de calificación constante, sino que es consecuencia de la acción, de la  experiencia y de la reflexión. No se aprende más por estar constantemente calificado, ni siquiera evaluado, sino por acceder a experiencias significativas en entornos educativamente ricos, social, cultural, emocional, moral y políticamente configurados. Si tal como nos enseña las teorías psicológicas del aprendizaje y del conocimiento, este se produce a partir de construcciones colectivas, generadas en entornos particulares, lo que debería de preocuparnos en cómo conseguimos articular propuestas educativas relevantes que sean capaces de provocar una construcción de conocimiento de acuerdo a principios científicos, pero también morales, sociales, culturales y políticos. No habrá transformación de las prácticas de formación si no afrontamos con seriedad esta dimensión.

En mi opinión, esto no es más que una cara más de las muchas que está generando la burocratización de la educación en un régimen fuertemente neoliberal y orientado hacia la mercanitilización de las relaciones sociales, las educativas entre ellas. Esta hiperergulación del trabajo docente es un modo de embrutecimiento, ya que le anula como sujeto activo de la educación; es una forma de desprofesionalización, ya que reduce su trabajo a unos resultados reduccionistas y que únicamente sirven como factor de clasificación; y todo ello, por tanto, es parte del proceso de empobrecimiento profesional del docente, en todos los niveles. A más regulación, más dependencia, por tanto menos profesionalidad. Por supuesto, esto no incide en nada en su calidad, sino todo lo contrario. Cuando el criterio de la calidad se basa en la estandarización, la educación sale por la puerta de atrás.

Universidad de SalamancaHabría que modificar los procesos de calificación, incidiendo más en la evaluación (no cuantificable, sino comprensiva). Por otro lado, tendríamos que cambiar radicalmente las estructuras de trabajo en la universidad y, por ende, de la formación que estamos desarrollando. Habría que poner más peso en el conocimiento que se produce en las aulas, y no en el que es evaluable. De este modo estaríamos más preocupados por saber qué ocurre con nuestro alumnado. Habría que hacer una apuesta clara y decidida por el trabajo relevante y situado de nuestro alumnado. Al menos, deberíamos crear procesos de reflexión sobre todos estos aspectos. Seguir con este sistema es una forma de sostener un sistema declaradamente ineficaz y caduco, o una demostración de que no tenemos ni idea de qué le pasa ni al chancho ni al pollo.

Una puta mierda

El texto lo dice todo. Comparto algo que está sucediendo a diario. Algo que el año pasado ya algunos de mis alumnos y alumnas me habían anunciado que les pasaría. La crisis tiene cara y nombres. Y los responsables también. Ahora el ministro acaba de declarar que va a endurecer más los requisitos de las becas. Qué estudien los ricos! Para eso existe la selección natural y cada uno en su sitio. Lo otro son milongas de rojos que no contribuyen al crecimiento económico. ¿Por qué siempre pagan los mismos? No es una “puta mierda”; es una agresión salvaje, por parte de una élite para que nadie se escape de su destino.

SCIENTIA

alumNo es un alumno más. Este es el segundo año que le he dado clase y en estos dos cursos no ha faltado ni un solo día. Participa en todas las actividades programadas en el aula con un interés que pocas veces he visto en mis más de quince años de experiencia docente. Pregunta, discute, debate… pero siempre desde el respeto hacia el profesor y hacia sus compañeros.

Ver la entrada original 1.133 palabras más

De mayor quiero ser maestro

Un tema polémico abordado por mi amigo Manolo Fernández Navas. Para cuando terminaremos con el mito de la vocación, y empezaremos a hablar de compromiso. Tal como yo lo veo esa es la clave.

Copio el comentario que dejé en su blog, animando la polémica:

Coincido contigo en que este tema de la vocación es uno de los lastres más graves que tenemos que arrastrar en la tarea de docente y que más daño hace. Dicotomiza la cuestión: tienes o no tienes vocación. Es una posesión, una cualidad innata, un don divino, … Es como la fe: la tienes o no la tienes. Si no la tienes eres un demonio… Ahhhh!, pero si la tienes, todo está salvado: la fe nos salva, hagas lo que hagas.
Hasta no hace mucho yo también compartía tu idea de oponer vocación a profesionalidad, pero ahora no lo tengo tan claro. Sobre todo, cuando vemos qué significa profesionalidad en el mundo de hoy, y que tú mismo retomas en tu explicación: “Que haga bien su trabajo”. Pero, qué significa hacer bien su trabajo? Actuar con las técnicas y procedimientos adecuados? Cura mejor un médico que sabe muy bien la técnica, pero que desprecia a su cliente, por ejemplo, o que le trata con el absurdo paternalismo que les caracteriza? Yo creo que no. A menudo sentir respeto por el paciente es la primera condición para su curación, además de que luego sepa hacer lo que tiene que hacer, aunque no sea del modo más perfecto que haya.
En educación mucho más. No es una cuestión de profesionalidad, en cuanto capacidad técnica para hacer bien algo, sino fundamentalmente de relación, de respeto al otro, de confianza, etc. etc. Yo creo que mis hijos aprenden más con un maestro que les trata con respeto, que les considera como personas, y que les da confianza, que con el más maestro más innovador y que utiliza las técnicas pedagógicas más sofisticadas.
Hace un tiempo que también me parece sospechoso el tema de la profesionalidad por sí misma. No lo digo por tu caso, que te conozco y se que compartes estas ideas. La profesionalidad es también un discurso en el que parapetarse y camuflarse.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 4.800 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 8 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Navegador de artículos

Femme del univers

Rincón de creación de una mujer inquieta que adora el Universo...

Conversaciones necesarias

Entre educación, cultura y política

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

A %d blogueros les gusta esto: