Blog de Nacho Rivas

Por si le sirve a alguien

Un proyecto de departamento

En tiempos tan inciertos como estos y complicados para la gestión, con las instituciones adoleciendo de procesos democráticos y con la gobernanza amenazando la participación de las personas, he decidido intentar aportar mi esfuerzo desde el ámbito más cercano, el del departamento. Otros escenarios, como la facultad, por ejemplo, pueden parecer más propicios para actuar con un ámbito de poder más amplio. Desde mi punto de vista el departamento es el que más cercano está de la práctica docente y de los sujetos más implicados, el alumnado y el profesorado. Por tanto desde donde se puede incidir para transformar situaciones concretas y cercanas, que son las que pueden abrir nuevas opciones desde el contacto y la relación con las personas.

En este marco ofrezco el proyecto que he presentado a mis compañeros y compañeras. En él se refleja mi idea de qué puede representar el trabajo en este ámbito en estos tiempos. Ideas para debatir y proponer nuevas realidades para construir colectivamente, desde el respeto y la diversidad.

PROPUESTA PARA EL DEPARTAMENTO.

Una vez proclamados oficialmente los candidatos y candidata a la dirección del departamento quiero compartir qué me ha llevado a intentar dar este paso, de nuevo, y cuales son los ejes de mi propuesta, si tengo a bien ganar vuestra confianza.

Estamos viviendo tiempos inciertos en el terreno educativo, tanto en el ámbito escolar como universitario, que demandan respuestas claras y con fundamento. Los cambios en el sistema educativo se están haciendo al margen de los avances en las facultades de educación y en el conocimiento sobre los procesos escolares, tanto desde el punto de vista curricular como organizativo. Nuestro departamento se ha pronunciado repetidamente sobre algunas de las iniciativas de la política educativa. En cualquier caso entiendo que es necesario avanzar y profundizar en los cambios educativos desde un debate abierto, crítico, respetuoso y sincero. El departamento entiendo que es un espacio importante en esta tarea.

Por otro lado, el modelo de formación de profesorado y los estudios que se llevan a cabo en la facultad de educación, presentan grietas y fracturas que están afectando a nuestro alumnado y a su futuro profesional. En parte, estas son producto de las difíciles relaciones entre las institución universitaria y las políticos educativos en el ámbito autonómico y también en el nacional. Pero en parte también creo que las facultades de educación en general adolecen de un modelo transformador de la formación capaz de generar profesionales críticos e innovadores. Los esfuerzos que nuestra facultad, en particular, llevan haciendo desde las dos legislaturas anteriores, continuando en la actual, chocan inevitablemente con una rígida arquitectura de los estudios emanada de la deficiente aplicación de los acuerdos de Bolonia. Como Departamento tenemos una responsabilidad en este sentido, avanzando en propuestas innovadoras y de cambio, bien como iniciativas particulares, bien, como sería mi deseo, como iniciativas compartidas como proyecto colectivo. Proyecto que respete las diferentes sensibilidades y orientaciones, pero que tengan en común el deseo de un cambio necesario.

El actual equipo de gobierno de la Universidad, manifestó durante la campaña electoral el compromiso de abrir la posibilidad a iniciativas de experiencias docentes o planes de estudio experimentales que abran el camino del cambio de la docencia universitaria. Compromiso que adquirió en nuestra facultad y ante la iniciativa de algunos de los que participamos en estas sesiones. Por tanto entiendo que hay una coyuntura favorable para iniciar experiencias de este tipo. El marco que se abre ahora con el verifica de los planes de estudio, una vez cumplidos los 6 años de vigencia de los mismos, abre estas posibilidades.

Estas premisas son las que me animan a intentar de nuevo la aventura de la dirección del departamento, entendida no solo como un ámbito de gestión, que también, sino especialmente como una posibilidad de incidir en los cambios en la educación y en la formación de profesorado, educadores, pedagogos y otros especialistas en el ámbito de la educación. Algunos y algunas de vosotras conoceréis mis propuestas y planteamientos por mi participación en las redes sociales, las cuales pongo a vuestra disposición para que conozcáis mis planteamientos. Estos los ofrezco como una aportación al cambio, junto con las que todas y todos tengáis a bien ofrecer en este sentido. La participación, el debate, el diálogo y la iniciativa considero que deberían ser los ejes de la propuesta de dirección que planteo. Son dos dimensiones necesarias: la deliberativa y la propositiva. Desde estas entiendo que es posible, con humildad, intentar incidir en el diálogo de la facultad a favor del cambio.

Desde otro ámbito de la vida universitaria, planteo la necesidad de convertir la investigación también, en un referente de diálogo, aprendizaje y crecimiento. A nadie se nos escapa el potencial que en este sentido tiene este departamento, si bien, esto no se corresponde con la posibilidad de que los que participamos en el mismo, tengamos la posibilidad de aprender conjuntamente. Si bien siempre se habla de esta necesidad, no hemos conseguido nunca avanzar más allá de conocer algunas de las publicaciones de algunas compañeras y compañeras. Como colectivo no es posible avanzar si no se establecen vías de comunicación que nos permitan compartir, no solo nuestros trabajos, sino también nuestras inquietudes, tareas de diverso tipo, preocupaciones educativas e intelectuales, etc.

Relacionado con los puntos anteriores considero que sería importante establecer instancias de formación del profesorado y de la comunidad universitaria vinculada al departamento en su conjunto, en relación a las propuestas docentes que se vayan planteando y a partir de los avances en la investigación. Las posibilidades que ofrece el servicio de formación de PDI puede ser una vía adecuada para potenciar esta necesidad de los miembros del departamento.

En relación a la gestión, considero que todos y todas, seamos del estamento que seamos, formamos la comunidad académica del departamento. Esto nos afecta a los docentes, pero también al PAS y al alumnado, de tal forma que todas y todos nos sintamos corresponsables del mismo. En este sentido entiendo que los cargos responden a la capacidad de los personas. Propongo, por tanto, a Juan Carlos para la secretaría del departamento, no por su condición de PAS, sino por su valía personal y su compromiso, demostrado durante años. Me preocupa, en este mismo sentido, que el alumnado encuentre su espacio de participación en paridad con el personal docente. Los representantes de estudiantes es una de las vías principales para esta participación, pero también considero necesario abrirles las acciones que tengan lugar, en los diferentes ámbitos de trabajo: colaborando en las investigaciones, compartiendo los espacios de deliberación ya mencionados, formando parte de los grupos de trabajo, etc.

Por último me parece importante recuperar un aspecto olvidado como es la extensión universitaria. La vida académica no se resuelve solo en la docencia y la investigación sino en la acción cultural, social y política. Algunas acciones que están en marcha, como el voluntariado educativo, por ejemplo, u otras que puedan ir surgiendo como consecuencia de la dinámica deliberativa y propositiva que propongo, deberían ser parte de nuestra cotidianidad.

Todo lo que planteo solo es posible si entendemos el departamento como una acción colectiva, desde el respeto a las diferencias y las opciones de todo tipo. No participo de unanimidades, ni de consensos que minusvaloran opciones, sino de la posibilidad de que cada uno y cada una encuentre su espacio de acción y crecimiento académico, personal y docente.

Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho

El año pasado, el 2015, tuvimos la enorme fortuna de contar con la presencia, como Profesor invitado, de Alessandro Melo, de la Universidad Estadual do Centro-Oeste, Unicentro, de Brasil. Su presencia fue un enriquecimiento para todo el grupo de investigación Procie, y para mi especialmente como tutor suyo y amigo que me considero. Durante su año de estancia Alessandro se dedicó a analizar las reformas educativas en España, en especial la LOMCE; una oportunidad única, ya que durante ese año se puso en marcha buena parte de sus medidas. Como consecuencia de este trabajo Alessandro ha publicado un libro, Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho. En él se deja al descubierto el profundo carácter neoliberal de esta reforma y sus consecuencias. Con una sólida formación pedagógica y una orientación crítica innegable, a lo largo del libro se va argumentando con mucho criterio las raíces económicas, mercantiles y productivas, amén de conservadoras, presentes en la ley.

La referencia completa del libro es: MELO, Alessandro de. Educação de tod@s para td@s: reforma educativa neoliberal e o caso espanho. Guarapuava: Editora Apprehendere, 2016.

13621913_1119637788109769_625115448_o

Tuve el honor de que Alessandro me invitará a hacer el prólogo del libro, el cual comparto ahora con el ánimo de dar a conocer esta obra, escrita en portugués, pero de pleno interés para nuestro país en este momento.

PROLOGO:

Siete leyes educativas en 40 años de democracia en España no parece que sea un buen referente del éxito de nuestro sistema educativo. O quizás debería decir que es un excelente indicador del fracaso de los políticos en conseguir un marco común compartido que nos permita una estabilidad necesaria para sostener el paso de nuestros niños y niñas por las escuelas. Es difícil, desde esta situación absurda, conseguir que las escuelas puedan resultar interesantes a su alumnado, ya que lo que viven constantemente, independientemente de otras consideraciones, es la incertidumbre, el desasosiego de sus maestros, la queja de sus familias, el debate público abrupto, etc. No recuerdo ninguna legislatura en que la educación no haya sido una de las piedras con las que agredirse en el debate político.

Una característica de estas sucesivas reformas legislativas de la educación ha sido su marcado carácter ideológico partidista. Posiblemente, desde el libro blanco de Maravall (Ministerio de Educación, 1985), primer ministro de educación socialista, no ha habido ninguna otra valoración seria y argumentada de la situación de la educación y, por ende, del mejor camino para orientar el cambio. Cada nuevo ministro o ministra de educación parece que se ha sentido con la obligación de dejar su marca, aún siendo conscientes de la fugacidad y provisionalidad de su propuesta. Ante la falta de diagnóstico el argumentario político no era mucho más que una tertulia de café.

A esta ausencia de evaluaciones se ha unido siempre el desprecio a los avances en el conocimiento pedagógico. Si bien es cierto que durante mucho tiempo el pensamiento pedagógico, al menos en España, ha tenido un carencia de rigor importante, no lo es menos que los avances en campos importantes del conocimiento están dando soporte científico a propuestas educativas de cambio. Lo que hoy día sabemos de cómo son los procesos de aprendizaje, cómo actúa el cerebro en su relación con el mundo, qué estrategias educativas provocan aprendizajes, qué diferentes inteligencias poseen los individuos, el papel de las emociones, etc., está aportando no solo argumentos teóricos, sino evidencias de cómo debe organizarse un sistema educativo. Desgraciadamente los políticos han despreciado sistemáticamente estas aportaciones. El arte de la política, en este caso, debería consistir en saber conjugar estos avances en el conocimiento con las necesidades sociales y los proyectos públicos como nación. En este caso, nuestros políticos más que artistas parecen chapuzas ignorantes.

No cabe duda de que independientemente de estos incuestionables progresos, la educación, en última instancia, tiene una dimensión política ineludible y necesaria. No obstante, el futuro de la sociedad, la socialización de la infancia y la juventud, su potencial de cara a la emancipación de la población y la conquista de su soberanía individual y colectiva, son parte de las propuestas educativas. La educación no es otra cosa que el proceso de comprensión del mundo para su transformación y por tanto hablamos de un proceso de construcción colectiva de sentido y de acción. No debe extrañar, por tanto, el afán de la política partidista por controlarla desde sus propias trincheras ideológicas.

Una sociedad pretendidamente democrática entiendo que obliga a manejar este principio de otra manera. El hecho de querer imponer unilateralmente un modelo de sistema educativo habría que pensarlo como propio de estados autoritarios y de regímenes totalitaristas. No quiero suponer que este sea el caso. En cuanto proceso colectivo en un marco políticamente democrático, la educación (al igual que otros muchos aspectos de la vida pública) no debería quedar en manos de una sola propuesta política. Más bien tendríamos que pensar que debe ser fruto de un debate público, colectivo y abierto a la sociedad. Sin duda, los sujetos implicados (profesionales, estudiantes y familias) deberían desempeñar un papel importante en este debate, pero en educación todos y todas estamos implicados. Es difícil pensar en un acuerdo sobre los fines de la educación, por ejemplo, solo desde el sistema económico y productivo, o solo desde los intereses profesionales. La educación es un proyecto colectivo en el que todos y todas estamos implicados y a todas y todos nos concierne.

Democrático, desde mi punto de vista, no es que el partido hegemónico en cada momento diseñe la educación de acuerdo a su proyecto ideológico. Democrático es generar dinámicas participativas que permitan elaborar una propuesta colectiva desde la diferencia y el bien común. Por tanto sería imprescindible sacar el debate educativo de la política partidista. Dejemos que los grupos políticos generen las condiciones para ello, desempeñando su rol de mediadores en el debate público, pero esto no les autoriza a imponer su miopía al resto de la sociedad.

Con este escenario podemos decir que lo único que ha sostenido a duras penas el sistema ha sido el trabajo de los docentes. Sobre todo de algunos especialmente comprometidos, que han entendido la educación como una tarea ilusionante e ilusionadora con el mayor potencial de transformación social que se puede imaginar. Si bien es cierto que las condiciones políticas que Alessandro Melo describe tan certeramente en esta obra, no han permitido un ejercicio profesional libre y comprometido, también lo es que muchos colectivos docentes han sabido reaccionar y dar respuesta en sus centros a las complejas realidades a las que se enfrenta diariamente.

El trabajo docente se ha visto sometido, de forma creciente, a dinámicas de control asfixiantes y a una organización de su trabajo, proletarizado por diseños preestablecidos. Solo así el poder político puede llevar adelante esta noria legislativa. Se hace necesario un cambio importante que haga que nuestros docentes recuperen el orgullo de su profesión y actúen como agentes de cambio y mejora social desde un trabajo autónomo, profesional y comprometido con el proyecto colectivo.

El trabajo que Alessandro Melo ha hecho en esta obra ofrece elementos de reflexión importantes en las cuestiones que acabo de esbozar. Su trabajo serio y riguroso durante un año como profesor invitado en Málaga, colaborando con el grupo de investigación Procie, que tengo el honor de coordinar, ha dado estos frutos. Es importante la mirada que nos ofrece ya que está desprovista de las pasiones y fracturas que nos afectan a los que vivimos y trabajamos en este país, en España. Su mirada externa, pero crítica, nos ayuda a valorar estos 40 años de historia de la educación en España.

Su estancia, por otro lado, le ha permitido que este trabajo no se convierta solo en un ejercicio académico, que muy bien podría haber sido hecho desde su mesa de despacho en Brasil. Antes bien, ha sabido implicarse en nuestra realidad, participando en el proceso, conviviendo con los docentes, siendo parte de sus discusiones y sus luchas. No ha sido un mero espectador, ni este trabajo responde solo a una revisión documental, sino que en sus páginas se desprende vida, compromiso y conocimiento. Hay que agradecer a Alessandro su presencia entre nosotros y su mirada serena pero atenta. No nos deja solo un trabajo académico, nos ha dejado sobre todo algo de sí mismo y se ha llevado algo de nosotros. Hay un lazo que nos une para siempre. Obtuvimos una revisión crítica, rigurosa y fundamentada de nuestra realidad educativa, pero sobre todo ganamos un amigo.

 

REFERENCIAS

Ministerio de Educación (1985). Hacia la Reforma. Madrid: Centro de Publicaciones del Ministerio de Educación

 

Málaga, 9 de abril de 2016

Un pacto educativo a lo Marina

El pasado 18 de julio (día singular en este país de infausto recuerdo), José Antonio Marina ha hecho público su propuesta de pacto educativo con el peculiar título de “papeles para un pacto educativo“. Documento que firma junto con Carmen Pellicer y con Jesús Manso. La primera es una conocida teóloga y pedagoga, fundadora de Trilema, y colaboradora asidua de la FERE y la CERE. O sea, las organizaciones de la patronal de la enseñanza privada religiosa. Trilema se trata de una fundación privada con varios centros concertados en su haber y defensora a ultranza de la libertad de elección de centros. Al mismo tiempo esta asociación promueve iniciativas pedagógicas de corte empresarial y mercantil. Jesús Manso es un joven profesor universitario de la autónoma de Madrid, vinculado a actividades de la Universidad Nebrija, una de las instituciones privadas, junto con la Universidad de padres de Marina y la propia fundación Trilema, que aparecen como entidades colaboradoras del presente documento.fotopapeles_thumb_820

Si me extiendo un poco en la consideración de los autores e instituciones que los respaldan tiene que ver con la credibilidad que pueda tener una propuesta emanada de instituciones que en sí mismas están representando intereses particulares y privados; también comerciales, habría que completar. Da la sensación que Marina hace un tiempo cruzó la peligrosa línea que distingue la educación como derecho universal, público y colectivo, de una actividad social orientada desde intereses particulares; eso sí, bajo el paraguas del estado. Aún dando por supuesta su buena voluntad, no parece que una propuesta que emana desde un marco como este pueda estar ofreciendo respuestas fiables para un sistema educativo público, libre y equitativo. Los intereses privados, y más si están ligados con los comerciales, no pueden dar respuesta a las necesidades de los colectivos más amplios de la sociedad; justamente aquellos para los que el sistema educativo debe dedicar más tiempo y atención.

Quizás por esto mismo estos “papeles” tienes dos ausencias claras y manifiestas: el alumnado y las condiciones socio-económicas. Como desarrollaré en este comentario, los únicos intereses “públicos” que se ponen en juego son los de las familias y los del estado. Lo cual sitúa a los sujetos principales del sistema escolar, el alumnado, en objetos dependientes, minusvalorados y exentos de derechos. En este punto contradice de forma radical los principios educativos que rigen en las propuestas más relevantes en el mundo educativo a lo largo de su historia; desde la ILE, pasando por el movimiento de Escuela Nueva, la escuela moderna de Ferrer y Guardia, los movimientos de renovación pedagógica, el movimiento de cooperación educativa, Rosa Sensat y las añoradas Escolas d’estiu, por citar algunas de las más significativas: No puede haber un cambio educativo de relevancia que no coloque al alumnado en el centro de la propuesta, y atienda a su condición de persona, ciudadano y sujeto con derechos y deberes. En educación hace tiempo que sabemos que sólo se aprende lo que se vive, de tal forma que si tratamos a los niños y niñas como sujetos sin derechos, es le mejor modo de convertirlos en sujetos sin derechos. O sea, subordinados.frueher-fruehling-8f297ee1-b354-4c80-865e-2c91f3d691c4

Por otro lado, la propuesta de este singular trío olvida la condición socio-económica aparejada al desarrollo de los sistemas educativos. Lo cual es lo mismo que decir, a mi modo de ver, que obvia el derecho a la educación entendido como dar la posibilidad de que todos y todas tengan la mejor educación posible que les de la opción de acceder, en igualdad, a los recursos culturales y sociales. Una propuesta educativa que olvide esto aboca, irremediablemente, a la exclusión, a un porcentaje importante de la población. Cuando los criterios para la propuesta vienen de la mano del sistema mercantil, productivo y financiero, ya de por sí segregador, el cóctel está servido. La excelencia, entendida desde una propuesta productiva, es la mejor herramienta para la exclusión social. Incluir la iniciativa privada como parte del sistema público es un buen modo de hacerlo. Sistema educativo y justicia social deben ser elementos inseparables de cara a una construcción democrática y emancipadora de la sociedad. Todo lo demás cae en el campo de las tecnocracias educativas que no entienden de sujetos ni de contextos, sino de procedimientos.

Podemos compartir con este documento los acuerdos y desacuerdos sobre los que se articula. Al menos en una parte de los mismos, ya que las ausencias comentadas los sesgan de forma importante. En cualquier caso porque algunos de sus componentes no dejan de ser sino tópicos compartidos. Casi podríamos hablar de perogrulladas, pero no quiero ofender: fijar una inversión mínima (del 5%, por qué no del 7%, me pregunto yo), reducir el abandono escolar (por qué al 10 % y no en su totalidad), fomentar la flexibilidad curricular y organizativa, repensar el sentido del curriculum, el profesor (profesorado habría que decir) como elemento clave… No parece que sea un análisis en profundidad del sistema ni que corresponda a una evaluación sería y contrastada.

ueber-den-wolken-049a5d17-7212-4b71-9482-abc1a049aea1
Las propuestas que emanan de estos acuerdos, en líneas generales, no modifica necesariamente esta impresión. En primer lugar, se elaboran desde la lógica de entender lo público como una articulación entre lo estatal y la iniciativa social privada. Solo desde la “lógica Trilema” esto es algo admisible, y claramente supone una forma de arrimar el ascua a su sardina sin ningún criterio político, económico o educativo que lo justifique. Desdibujar los límites entre lo público y lo privado, sea este último en la modalidad que se quiera, es intentar anular el carácter colectivo y comunitario de la educación. ¿Cabe pensar que una iniciativa social de carácter religioso, va a garantizar una educación en valores plural, diversa y equitativa? Yo creo que ni con la mejor de las intenciones esto es posible.

En segundo lugar, si las propuestas emanan de tópicos sin definir, estas se mueven al arbitrio de quién las maneja. Lo más peligroso es que desde esta posición es fácil confundirlas con verdades establecidas, ya que están exentas del más mínimo debate. Por ejemplo, el 4º objetivo de la tercera propuesta plantea la evaluación del mérito como el camino hacia la equidad, cuando esta solo es posible pensarla desde las diferencias socio-económicas y las diferentes condiciones de acceso a la educación en sus diferentes niveles. Así planteado, como mérito, se legitiman las diferencias de clase en su paso por el sistema educativo, como ya se ha demostrado ampliamente desde diferentes investigaciones sociológicas y educativas. El mérito puede empezar a pensarse a partir del logro de la equidad, pero no se puede plantear como condición. Sin ánimo de hacer un repaso exhaustivo de todas las propuestas, valgan estos botones como muestra. Su idea sobre la religión o la libertad de enseñanza, por ejemplo, son buenas muestras del sesgo ideológico mercantil de la que adolece todo el documento.

Resulta llamativo, por ir dando las últimas pinceladas, el planteamiento relativo a la gestión de los centros educativos, demandando una autonomía, especialmente presupuestaria (la otra no se ve muy claramente donde queda). Esta viene supeditada a la evaluación de los resultados, que modificaría un porcentaje establecido de la financiación del centro. Desde mi punto de vista resulta paradójico que la gestión quede supeditada a un sistema de premios y castigos en un sistema que ya, de por sí, es desigual. No insisto en lo ya comentado acerca de las desigualdades socio-económicas en el sistema educativo. Si los resultados son malos, el presupuesto baja, haciendo más difícil la consecución de los objetivos de rendimiento para el siguiente curso: menos presupuesto, menos posibilidades. Este es un principio fácil de entender. De este modo, los centros van diferenciandose y la brecha entre los “excelentes” y los “mediocres” se va acrecentando, generando sistemas paralelos. ¿No sería preferible poner más esfuerzo y recursos allí donde el sistema no está funcionando, o donde más necesidad se manifiesta? Se trata de dar opciones para la mejora, no de castigar por el fracaso. En términos estrictamente educativos esto es algo que es claramente rechazado desde la psicología y la pedagogía.

En este mismo ámbito de la gestión, la democracia escolar queda excluida, con lo que la idea de comunidad que defiende en otros puntos del documento, queda claramente en entredicho. Sin democracia no hay educación. Eso es algo que el Sr. Marina debería saber. Por un lado demanda la profesionalización del director, eliminando su dimensión de liderazgo educativo. Un profesional es un técnico, un especialista, pero esto no le da la condición de líder; le da la condición de gestor. Podemos acordar que es necesario una figura de este tipo en los centros educativos, pero no podemos asimilarla a la función pedagógica. El cuerpo de directores, que en el franquismo actuó como auténtico cuerpo de comisarios políticos, no parece la mejor herramienta para el desarrollo democrático ni para la construcción colectiva de comunidad educativa. Máxime cuando le adjudica a este director/a profesional, la elaboración del proyecto educativo y le deja una “amplia capacidad de decisión” (sic).stadt-im-sommer-eb0050da-68da-4ea7-ab38-cc1766b7f037

Posiblemente el Sr. Marina (y la Sra. Pellicer y el Sr. Manso) y yo no tengamos el mismo concepto de democracia. Pero tampoco creo que compartamos el mismo concepto de educación. Estas no son bases para generar un pacto educativo estable, sino las condiciones para dejar la educación en manos de la moral neoliberal y neoconservadora imperante. No parece que esto pueda generar un pacto. Como mucho, una chapuza.

 

(Las imágenes que ilustran corresponden a Mannus Mann, Miembro World, KÖLN, DE – EU, Abstrakte Digital-Malerei)

La dependencia del libro de texto…

Una hora de entrevista con el periodista dio para este titular que ha despertado controversia, como no podía ser menos: La dependencia del libro de texto sigue siendo uno de los grandes males de la educación. Seguramente a lo largo de la entrevista hablamos de otros muchos males; algunos aparecen en esta entrevista que Juanma Rodríguez, del Diario Sur de Málaga, tuvo a bien hacerme hace unos días, y que salió publicado en Internet el pasado 11 de abril. En formato papel había aparecido unos días antes, pero sin duda el impacto ya no es el mismo.

Es significativo que esta sea la síntesis, ya que da idea hasta donde está arraigado en nuestra cultura escolar el uso del libro de texto como una referencia para el estudio y, si puede ser, de paso el aprendizaje. Se ha convertido en una herramienta casi que única e imprescindible, sin la que los maestros y maestros parecerían desprovistos de sus utensilios de trabajo. En realidad es la revés, el uso del libro de texto como exclusivo y referente principal de la tarea de casa es uno de los factores de desprofesionalización más importante de nuestro sistema educativo. El libro de texto, proletariza al docente (en el uso negativo del término) ya que le hace perder el control de los medios y de los fines de su trabajo. Lo cual equivale a que su tarea se reduce a una mera administración de algo ajeno a él mismo. La comunidad educativa debería reflexionar sobre esto, y a ello invito en esta entrevista.

96546817

Uno de los comentarios más utilizados por sus detractores es el negocio que representa para las editoriales. En mi ánimo no está quitar el salario a un trabajador quitándole productos del mercado, pero sí pediría un esfuerzo de imaginación a los que diseñan materiales educativos para pensar otros formatos. Recursos más diversos, abrir ventanas al conocimiento del mundo a través buenos materiales audiovisuales o digitales (incluso en papel), diseñar materiales al servicio del docente y no que pongan al docente a su servicio… Creo que son alternativas que deberían considerar. Los docentes deben recuperar la iniciativa y tomar el control de su actividad profesional. Lo cual no significa acordar las tareas del libro que tocan cada día, o ver que actividades extraescolares se pueden diseñar para cada trimestre. Y creo que están preparados para ello, pero en buena parte, han renunciado para poder cumplir con la losa administrativa, entre otras razones. Pero este es tema para otro debate.

Por otro lado, es diseño actual de los libros de texto resulta atractivo, ya que cuenta con buenos diseñadores que manejan bien las técnicas de edición; faltaría más. Pero también es verdad que han reducido el conocimiento a síntesis hechas que simplifican el sentido y el significado de su valor. Estable lo que hay que estudiar (unos pocos párrafos o definiciones), define una secuencia de actividades preestablecida que el alumnado tiene que seguir; añade información tipo anécdotas o pequeños relatos a los que cuesta encontrar significado… Es difícil para alumnado standard (por seguir la jerga oficial al uso) conseguir elaborar una visión de conjunto, relevante, capaz de ayudarle a dar sentido a su realidad. Mas bien se aprende a responde a los exámenes, también marcados en muchos caso, o a tareas mecanizadas.

 

Un alumnado que no investiga, que no indaga, que no siente curiosidad por lo que hace, ni se implica en ello, es un alumnado fracasado, aunque saque 10 en las evaluaciones. Un alumnado que no se pregunta por la vida, por la sociedad, por sus compañeros, por la naturaleza, es un alumnado ignorante, aunque obtenga el máximo en las pruebas estandarizadas. Un alumnado que no se siente feliz en la escuela es una vida en riesgo.

Las narrativas en la escuela centran una nueva cita de Beer for Science – Universidad de Málaga

El pasado 14 de abril participé en esta experiencia, realmente gratificante, de hablar de educación y de investigación, con un grupo de amigos y personas interesadas, con una cerveza delante. Una forma de transmitir y de compartir realmente diferente. Mi agradecimiento a la UMA por contar conmigo para poder desarrollar mis ideas en este ambiente de diálogo, distendido, pero crítico y exigente. Comparto la nota que la web de la UMA ha sacado sobre el evento que es una síntesis bastante buena de lo que allí hablamos.

Universidad de Málaga

Origen: Las narrativas en la escuela centran una nueva cita de Beer for Science – Universidad de Málaga

81a54ff08603f614756e2952ae9d2eeeLas narrativas en la escuela centran una nueva cita de Beer for Science

El investigador de la UMA Nacho Rivas analizó cómo la forma de construir la realidad a través del discurso colectivo afecta al ámbito escolar

La quinta cita de esta nueva edición de las tertulias Beer for Science estuvo dedicada a las narrativas en el entorno de la escuela. El profesor Nacho Rivas, del Departamento de Didáctica y Organización Escolar, explicó cómo los relatos que contamos para construir la realidad afectan a todos los ámbitos de la vida. El experto destacó la importancia de la investigación narrativa como forma de conocimiento que interpreta la realidad desde la óptica de la identidad. Este enfoque permite representar dimensiones relevantes de la experiencia (como sentimientos, propósitos o deseos) para configurar la construcción social de la realidad.

Las historias son importantes porque vivimos a través de ellas, tanto de las personales como de las institucionales. Como analizó el investigador, “el sujeto, aunque haga su propio relato, se construye grupalmente a través de la experiencia, que está ligada a las tradiciones ideológicas, académicas, sociales, políticas…” En este sentido, explicó que “en todo contexto existe un relato hegemónico imperante, y deconstruir este relato resulta imprescindible para comprender la realidad y poder dar forma a un discurso diferente que tenga capacidad de transformación. La narración de lo vivido nos vincula con los otros y con la acción”.

El experto puso el foco en la escuela, institución en la que pasamos gran parte de nuestra vida, como parte afectada de esos relatos imperantes. Rivas afirmó que es necesaria la existencia de voces críticas que trabajen en discursos alternativos mediante un proceso democrático y colaborativo. Los asistentes, la mayor parte de ellos involucrados en el ámbito educativo, pudieron intervenir en el debate para aportar sus vivencias en la escuela y resolver sus dudas de la mano del investigador.

A lo largo de la tertulia, el profesor hizo hincapié en la importancia de la subjetividad a la hora de analizar cualquier discurso. Para ello analizó diferentes relatos de profesores y alumnos sobre sus vivencias en la enseñanza y el aprendizaje. De manera dinámica, el público trató de interpretarlos bajo su propia experiencia, poniendo de manifiesto la subjetividad con la que lo hacían y enriqueciendo de esta forma el análisis.

Las tertulias Beer for Science, iniciativa del Servicio de Publicaciones y Divulgación Científica desde el Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, tratan de acercar la ciencia a todos los públicos mediante charlas con los expertos en un contexto distendido y ameno. El programa, que recibe además el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, cuenta aún con dos citas más presentadas por expertos de diferentes áreas del conocimiento en el ámbito de la Universidad de Málaga. Se trata de una magnífica oportunidad para acercarse a la ciencia fuera del laboratorio de la mano de quienes trabajan en ella a diario.

Huelga educativa. La sociedad en riesgo

Me solidarizo con la huelga de estudiantes en sus reivindicaciones que son también mías. NO A LA LOMCE y NO AL 3+2. En ambos casos estamos hablando de políticas que segregan y convierten la educación en una cuestión de dinero, abandonando el valor colectivo de construcción social y de cohesión que siempre debería tener. La educación está perdiendo la condición de derecho individual y colectivo para convertirse en una mercancía con la seleccionar a los colectivos sociales de acuerdo a su capacidad financiera.
La LOMCE está rechazada en el parlamento pero sostenida por un gobierno en funciones que cada día pierde más credibilidad. Hasta sus fieles la consideran ley muerta. Pero ya se sabe, “sostenella y no enmendarla, amigo Sancho”. El 3+2 supone crear una titulación devaluada y un posgrado selectivo por cuestiones económicas. La educación universitaria también es sistema educativo, por tanto abogo por una universidad gratuita, libre, autónoma y comprometida con el cambio social y los valores de justicia, solidaridad y equidad. Las universidades europeas que tienen este modelo lo hacen desde otro escenario económico, desde la gratuidad en muchos casos, desde un modelo integrado, y desde un proyecto educativo diferente. 
La educación es un compromiso colectivo y parte esencial de la construcción de una sociedad justa y solidaria. Por tanto pidamos a los políticos que den un paso al lado y permitan que un debate público y paritario permita elaborar una propuesta viable de escuela inclusiva, diversa y democrática. Libre y pública. Pensada por, para y desde la ciudadanía. Cualquier ley debe tener un proceso público de discusión y elaboración, pero en educación esto es una exigencia moral.

Education and social change in Spain

(2016). Education and social change in Spain: from crisis to opportunity. Ethnography and Education: Vol. 11, Education and Precarity, pp. 204-221. doi: 10.1080/17457823.2016.1147971

Esta publicación corresponde al trabajo que Pablo Cortés inició en La Palmilla, en la Casa de la Buena de la Vida, que le llevó a doctorarse, y que el grupo de investigación asumió como uno de sus proyectos durante un tiempo. Este trabajo explora las consecuencias de la crisis social y económica en un barrio de características tan especiales como este, y como sus habitantes resisten. La educación es uno de los componentes de esta resistencia, a través de la acción reeducada de la Casa, así como de la acción de las escuelas en su lucha por dar sentido a la vida de las gentes.
En un principio este trabajo se presentó como comunicación a ECER (European Conference of Educational Research) en la network de Etnography, y se nos animó a presentarlo para su publicación en el monográfico que la revista estaba preparando sobre este tema.
El trabajo ha sido un aprendizaje para los autores y una necesidad de fundamentar algo que estamos viviendo desde la experiencia, pero para lo que necesitamos dar palabra y sobre todo acción.
Comparto el abstract, ya que el texto de momento está sujeto a restricciones. Confiamos que la universidad lo pueda liberar el próximo año.

Education and social change in Spain: from crisis to opportunity

This paper analyses a particular socio-educational experience in a marginalised neighbourhood in Malaga, Spain. This initiative came about as an institutional proposal to combat neoliberal austerity policies and is known as the ‘Casa de la Buena Vida’. It aims to generate new educational practices based on solidarity, dignity and justice. The methodology followed entailed carrying out an ethnography at this institution, participating in the initiative over a period of 4 years. At the same time, life histories of some of its most notable members were drawn up. In the results section we offer an analysis of the particular identities that are created as a consequence of the living conditions, social conflicts, multicultural nature and survival strategies that operate in a welfarist policy system. We also analyse this institution’s socio-educational proposal using alternative social practices that enable other subjectivities to develop.

¿Crisis de los refugiados? Crisis de la hipocresía

No entiendo por qué se está denominando a lo que está pasando con los refugiados Sirios y de otras zonas de Oriente Medio, “crisis de los refugiados”, como si ellos fueran los responsables de la situación; los culpables de tener que huir de un escenario de muerte, destrucción y hambre. La crisis en todo caso, es de las políticas de neocolonización de occidente, de la especulación financiera y económica, con los intereses del petróleo por medio, que entienden de beneficios pero no de vidas humanas. La crisis es de los que ven el mundo como un ajedrez en el que mover el capital para hacerlo más rentable. Y si muere gente por el camino, no importa mucho; al fin y al cabo son de “los otros”. No son de “los nuestros”.

Aceptamos que pseudodictaduras como Turquía saquen provecho de la situación y puedan ser parte de Europa, a cambio de que no los dejen pasar y no tengamos que verlos paseando por nuestras calles. Los derechos humanos se están convirtiendo en un privilegio para los ricos. Para la clase de los ricos y para los países ricos. Y si hace falta cambiar las leyes para que parezca que es justo se cambian. El que manda manda. La democracia es para quién la puede pagar. Los demás a servir y ser obedientes.  Y los políticos fieles servidores del capital y del orden capitalista, colonialista y asesino.

En algo si pueden ser culpables: en su afán por escapar de la muerte y su miseria podrían estar despertando conciencias y sacando a la luz las miserias (morales en este caso) de los países civilizados

Querido Alan, cuando era pequeño recibí muchas hostias por maricón | El Ventano

No sé qué les pasó aquella tarde a mis compañeros de clase, pero junto a los chavales, también las chavalas se unieron, y durante varias horas la clase se convirtió en una pira donde no sé cómo ni …

Origen: Querido Alan, cuando era pequeño recibí muchas hostias por maricón | El Ventano

Acabo de leer esta carta y no puedo dejar de compartirla. Leí la noticia del suicidio de Alan con rabia y tristeza. La sensación de que en estos temas seguimos siendo igual de bestias, no se me va. Y sin duda, como dice el artículo, todos los que callamos y miramos a otro lado seguimos siendo cómplices. Por todos los niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos que viven estigmatizados y odiados por su condición sexual, de género, genital, … hago mía esta carta.

Elocución de la lectura. Emilio Lledó

Hoy 16 de diciembre se celebra el día de la lectura en Andalucía. Con esta ocasión el Centro Andaluz de las Letras está presentando este texto como motivo para estar efemérides. Sin duda, el texto y el autor, por si mismos, son especialmente elocuentes. Emilio Lledó, premio Principe de Asturias, es, en cualquier caso, un intelectual comprometido, crítico y especialmente lúcido para los tiempos que corren. Con satisfacción comparto su texto, por su valor en sí mismo, independientemente del día que se celebre. La lectura es una pasión diaria y una forma de compartir experiencias, sentimientos, vivencias, ilusiones y sobre todo, un modo de mejorar el mundo.

Texto de Emilio Lledó

 

Navegador de artículos

Melilla ConBici

Queremos que seas parte de la solución.

Procesos complejos

Emilio Roger Ciurana

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Els veÏns del C2

Blog per publicar els textos de les tasques finals

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

ReCREA Project

Resiliencia, Creatividad y Educación

Pedagogías Insumisas

Patricia Medina Melgarejo coord.

Syncnestesia

Proyecto experimental audiovisual transmedia que juega en el campo del Jazz

All that is Solid for Glenn Rikowski

All that is Solid ... is a radical blog that seeks to promote a future beyond capital's social universe. "All that is solid melts into air" (Karl Marx and Friedrich Engels, 'The Communist Manifesto', 1848).

cienciatecnoeducativa

Análisis, enseñanza y aprendizaje de temas diversos.

kharma Estrany. [Art & Culture]

Espacio de arte y pensamiento

Ley Educación compartida

Un Ley de Educación para tod@s

La Audacia de Aquiles

El Mundo Visible es Sólo un Pretexto

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

A %d blogueros les gusta esto: